Homosexualidad masculina

Homosexualidad masculina: herencia y evolución

Hace poco menos de un mes, en Psychological Medicine, se publicó un trabajo realizado sobre 409 parejas de hermanos varones homosexuales, según los autores, el más amplio realizado hasta la fecha.

El estudio consistió en rastrear secuencias genéticas en todos ellos. Si la misma secuencia apareciese en los mismos puntos en estos individuos, sería lógico pensar que tuvieran algo que ver con esta orientación sexual. Y encontraron precisamente dos secuencias de este tipo. Una en el cromosoma X y otra en el cromosoma 8. Ciertamente, no se trataría de haber encontrado el gen de la homosexualidad, sino ciertas variantes genéticas que son comunes en varones homosexuales, puesto que, en realidad, en estas secuencias existen muchos genes, y habría que seguir aislándolos para averiguar cómo contribuye cada uno de ellos a este rasgo.

Hasta aquí, todo parece perfecto y elegantísimo, pero buscando un poco más de información, podemos encontrar que el trabajo en cuestión ha tenido varias críticas.

En Sciencemag, se resalta que el método utilizado en el estudio es el conocido como ligamiento (“genetic linkage“), una técnica algo anticuada en comparación con los métodos que se utilizan actualmente: “el ligamiento estudia amplias regiones de ADN con docenas y cientos de genes“. Esta es justamente la causa por la que se habla de “regiones” amplias relacionadas con la conducta homosexual en varones, y no de genes específicos. La técnica utilizada hoy día se conoce con el nombre de estudios de asociación de genoma completo (“genome-wide association study” o GWAS), en los que se asocia un determinado rasgo en una población con un gen. Encontrar una asociación específica entre homosexualidad masculina y un gen concreto es bastante complicado mediante estudios GWAS.

En el mismo artículo nos recuerda que “cuando se comparan gemelos idénticos y mellizos, existe algún componente hereditario de la homosexualidad, pero muy pocos creen que exista un solo gen que les haga gays. Cualquier predisposición genética interactúa con factores ambientales“.

En otra nota (de Associated Press) que se puede leer en varios medios, el genetista Neil Risch advierte “que los datos son estadísticamente muy débiles como para demostrar alguna relación genética“.

Como dato final, resaltar que en ratones ya se encontró que una dosis extra del cromosoma X provoca un incremento del comportamiento sexual masculino: eyaculan con más frecuencia y más rápido, además de facilitar comportamientos de “montar y empujar” (aquí se incluyen las hembras con un X extra). ¿Y esto por qué lo cuento? Una de las paradojas respecto al rasgo homosexualidad es cómo ha podido fijarse en las poblaciones a lo largo de la historia evolutiva. Ser homosexual, como es lógico, implica una menor (o nula ) probabilidad de descendencia por razones obvias pero si, al mismo tiempo, los genes implicados en la homosexualidad tienen algo que ver con el comportamiento sexual reproductivo, tendríamos la razón por la que la selección natural ha fijado ambos rasgos.

Más información:

ÚLTIMOS ARTÍCULOS

Featuring Recent Posts WordPress Widget development by YD