Mendel, ciencia, intuición e … ¿impostura?. Parte II.

Lo curioso de la “contundencia” de sus experiencias es que fueron rechazadas de plano en cuanto las dio a conocer. En 1865 presenta su trabajo “Experimentos en hibridación de plantas”, y en 1866 se publican en la revista local “Society for Natural Sciences”.

Federico di Trocchio resume, en su libro “Las mentiras de la Ciencia”, un exhaustivo trabajo acerca de las experiencias de Mendel realizado por él mismo examinando los papeles originales del abad y llegando a conclusiones como las que siguen:

  • Imposibilidad de que dos variedades de plantas SÓLO difieran en un carácter. Según Mendel, eran gemelas para todos los demás caracteres y sólo diferían en el que él estaba tratando, valga la redundancia.
  • Hacia 1911 se descubrió el ligamiento, es decir, el hecho de que los caracteres que viajan en el mismo cromosoma se heredan, como es lógico, juntos, “ligados”. Esto constituye un problema para la tercera ley, puesto que si dos de sus caracteres, de los siete que estudió, por casualidad, estuvieran en el mismo par cromosómico, pues ya no se heredarían independientemente. Y resultó que así era.

Curiosamente, la planta del guisante tiene, justamente, siete cromosomas. Di Trocchio calcula que la probabilidad de que Mendel, de todos los caracteres posibles, eligiera siete que estuvieran uno en cada cromosoma es de uno sobre 163 intentos: 0’6% de probabilidad de elegir un gen de cada cromosoma al azar.

Resultó que, al hacer los mapas de ligamiento de los cromosomas de la planta del guisante, sólo dos de sus caracteres estaban en cromosomas diferentes; el resto estaban como sigue:

 

CARÁCTER
DENOMINACIÓN
CROMOSOMA
Seed shape (forma de la semilla)
r
7
Color del cotiledón (Cotyledon color)
i
1
Color de la capa de la semilla (Seed coat color)
a
1
Forma de la vaina (Pod shape)

v

p

4

6

Color de la vaina (Pod color)
gp
5
Posición de la flor (Flower position)
fa
4
Longitud del vástaga (Stem length)
le
4

A modo de curiosidad, decir que algunos caracteres sirven, actualmente, para denominar especies ya diferentes. A saber:

CARÁCTER VARIEDAD RELACIÓN DE DOMINANCIA ESPECIE
Forma de la semilla angulares y arrugadas (wrinkled angular seeds) Recesivo Pisum quadratum
Forma de la vaina Vaina estrecha (constricted-pod shape) Recesivo Pisum saccharatum
Posición de la flor Flores terminales (terminal flowers) Recesivo Pisum umbellatum

De la primera tabla se deduce, en buena lógica, que Mendel no realizó nunca estos experimentos, al menos los relativos a la tercera ley. Mejor dicho: no es que, según él, no haya hecho los experimentos, sino que no los contó tal como los hizo.

Así, nos podemos imaginar a nuestro abad en un mar de caracteres, de cruces de plantas con multitud de características diferentes y frente a una gran confusión de datos. Pero poseía una gran virtud: su meticulosidad.

Gracias a sus apuntes exhaustivos, supo encontrar, entre toda esa maraña de datos, un orden lógico, esa famosa proporción 3:1 de fenotipos al cruzar razas puras diferentes.
De este modo, recogío, recopiló y trató todos los datos, trató todos los datos (sic), escribiendo luego que eran resultado de sus experimentos.
Dicho de otro modo: sus números eran fruto de los conteos que realizaba en sus “crípticos” cruzamientos, y los experimentos descritos los hizo sobre el papel.

Probablemente Mendel trabajó con muchos otros caracteres, pero sólo en siete de ellos se cumplían las leyes que pudo intuir y deducir. De los demás caracteres no quería hablar.

Cuando publicó sus resultados, no le pareció tan mal que los rechazaran, pues eran lo que eran. Según Di Trocchio, murió convencido de que “había hecho un agujero en el agua”, pero el redescubrimiento de sus principios en 1900 marcaría el inicio de la Genética.
Curiosamente, esta no es la última palabra acerca de este asunto.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...