“Ya están aquíííí…”

Nos las creíamos muy felices, pero “ya están aquí”. Me refiero a los ID, los del “Intelligent Design”, los del Diseño Inteligente. De la mano del diario La Razón (paradógicamente) y el artículo comienza con esta perla:

No todo el mundo sabe que la teoría de Evolución de Darwin es sólo eso: una teoría, y no una ley probada científicamente.

Y ya en el primer párrafo, cuatro metidas de pata:

  • Confundir (maliciosamente) el uso del término teoría coloquial con el término teoría científica. Una teoría científica está constituida por unas leyes que pretenden explicar algo, en este caso el HECHO EVOLUTIVO. Las leyes funcionan tan bien que son aplicables para hacer predicciones y uso de ellas, por ejemplo, en mejora genética.
  • Efectivamente, la “teoría” campa sin opositores en el mundo científico, que en el no científico es otra cosa. Lo que se discute de la teoría con las leyes que la componen. Y esto es el oficio de la ciencia: mejorar continuamente las leyes y, si fuera el caso, echarlas por tierra o reenunciarlas.
  • La teoría del diseño inteligente no es una ciencia. Aunque su “inventor” fuera un profesor universitario de bioquímica, su razón de ser es puramente político-religiosa.
  • Por último, la más gorda y la que hace patente lo ignorante que puede ser un periodista (o lo que sea) es simplificar de tal modo la teoría de la evolución como “mutaciones fruto del azar”.

Y, por último, ya que no pienso perder más el tiempo hablando de religión en un blog de ciencia, no hace falta más que leer el artículo mencionado para ver que el (des)conocimiento del autor es manifiesto cuando no pasa de Darwin tergiversado.
Y punto.

PS.: Para un comentario más exhaustivo del susodicho articulo, vayan a “El Pez“. Desde aquí mi admiración.
… Y más en Evolucionarios. Ya más alejado en el tiempo, pero también muy poderoso, este de Gilgamesh.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...