El creacionismo ¡vaya timo!

El creacionismo ¡vaya timo!

El creacionismo ¡vaya timo!

Precio: 14,00 € (envío inc.)
[wp_cart:El creacionismo ¡vaya timo!:price:14:end]

De entre los libros de divulgación se puede extraer una categoría de ellos en los que se incluirían los pequeños volúmenes, de no más de doscientas páginas, pero que sobresalen por su capacidad de síntesis. ”

El libro comienza destapando los casos de injerencias creacionistas en Europa, poniendo de manifiesto que este ya no es un problema que se circunscribe exclusivamente a los EEUU. De hecho, no suelen tener mucho eco en las noticias habituales (yo, por lo menos, desconocía algunos de ellos): se mencionan los casos de Inglaterra, Italia, Serbia, Holanda, las declaraciones del obispo Schönborn de Viena (ya tratado por Biomaxi en Evolucionarios), Turquía (al parecer los creacionistas musulmanes traducen los documentos del Answer in Genesis y de otras páginas y documentos de sus “colegas” norteamericanos y los usan en su entorno), para terminar con algún caso más.

Asunto interesante es la taxonomía del “filum” Creacionistas. Hay para todos los gustos: creacionistas de la Tierra antigua (aceptan la edad de la Tierra pero no la evolución), creacionistas de los días intermitentes (los días de la creación no duraron 24 horas), creacionistas de la brecha (sólo hubo un único lapso temporal tras el sexto día de la creación), creacionistas progresivos (la creación se produjo por etapas en períodos de tiempo muy largos) y, por último, los pertenecientes a la última moda del diseño inteligente (Universo y seres vivos delatan haber sido creados por un ser superior, aceptando las relaciones entre seres vivos, pero excluyendo al hombre).

Se comentan también las opiniones más extendidas popularmente acerca del proceso evolutivo: tendencia a mejorar, confusión de la evolución con la selección natural, asimilación de selección natural como sinónimo de “lucha hasta la muerte”, entender mutación como sinónimo de monstruosidad, entender teoría como sinónimo de hipótesis, etc. En cuanto a la definición creacionista de evolución, la frase que nos proporciona Ernesto Carmena no tiene desperdicio y les invito a que la lean ustedes mismos.

Y, por supuesto, mención al concepto de “magisterios no superpuestos” propuesto por el fallecido Stephen Jay Gould, que propone que Ciencia y Religión se ocupan de ámbitos totalmente separados. La idea propuesta por Gould dio lugar a programas (de algún tipo, que ignoro por completo) dirigidos a creyentes. El autor no comparte esta postura y aporta un fragmento de una carta que varios científicos y publicada en Nature, en la que, entre otras cosas, se lee “la clase de Ciencias es el lugar equivocado para enseñar a los estudiantes cómo reconciliar la ciencia con la religión. En primer lugar, muchos científicos consideran imposible esta reconciliación …“.

En fin, el libro es más que recomendable para los que ya están algo introducidos en el tema, y este es su principal defecto. En mi opinión, el libro padece de una más que notable inflacción de insultos y descalificaciones innecesarias en un texto que podría estar dirigido a la lectura, por funciones pedagógicas, de adolescentes y curiosos en general, en previsión de males mayores. Es la primera vez que leo un libro de divulgación científica con este estilo tan poco contructivo. El lector que se acerque a él por curiosidad, sin haberse aproximado antes al tema, se pondrá de lado, con bastantes probabilidades, de los que son vapuleados continuamente con un estilo más parecido al de un patio de colegio.

Por hacer una crítica algo más constructiva para próximas ediciones, si las hay, indicar que se echa de menos una mejor bibliografía que la aportada en este volumen, y una mejores referencias (no existen casi en absoluto aquí) a los estudios y hechos mencionados. También vendría más que bien un buen índice analítico.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

30 comentarios

  • Me ha sorprendido mucho tu crítica. Como todos nosotros he oído hablar bastante del libro en cuestión y siempre de forma muy positiva, por lo que me parece decepcionante que se recurra al insulto para desmontar falacias y que carezca de bibliografía y referencias. Una pena, desde luego.

  • Ciertamente el libro está repleto de descalificaciones a los creacionistas, porque estos deprecian el conocimiento científico, tergiversan la información y mienten constantemente del modo más rastrero. El libro no es una crítica constuctiva al creacionismo, sino totalmente destructiva. Entiendo que a muchos no les guste eso, pero yo personalmente opino que el creacionismo es tan dañino que no merece otra cosa. Desde el punto de vista estratégico, es difícil saber qué tono debemos emplear para llevar a los dudosos del lado de la ciencia. Es posible que la mala leche cause rechazo, pero quizá el buen rollo permanente tienda a beneficiar a los creatas. Me da la sensación de que los creatas buscan ambos extremos: o bien que perdamos los nervios con ellos, con lo cual damos sensación de impotencia, o bien que hagamos una crítica respetuosa, con lo cual perdemos también al otorgarles el respeto que no merecen.

  • No he visto el libro pero si, como parece, sigue las mismas técnicas de escépticos y anticreatas de internet, seguro que es muy malo. Sin referencias? Pésimo. Pero está claro que científicamente no hay que esperarse mucho. Basta ver el manifiesto contra el diseño inteligente que tiene la sociedad que publica el libro, donde insisten en una anacrónica y falsa retratación de la biología evolutiva actual como síntesis moderna y neodarwinismo… probablemente no pasan de manejar la idea de selección natural, que para muchos es suficiente para sentirse ya todo un maestro y dueño de la evolución.
    Predicándole a los convertidos, ésta no es más que una veta de chauvinismo para aquellos que lo necesitan como una sangre vital. Es un aliciente para que cualqueir pelagatos que crea saber algo de evolución se ponga más idiota e insoportable. Esta forma de enfrentar el crecionismo, obviamente lo fortalece.

  • Paleo, entiendo lo que dices, pero creo que estás equivocado. Desde el punto de vista estratégico, y en esto nos va la vida, la línea del libro está totalmente equivocada. Por mi experiencia, te reconfirmo que este libro pondrá de parte de los creacionistas a más personas de la cuenta, especialmente si éstas no están introducidas en el tema.
    En este asunto es fundamental la pedagogía.
    Por supuesto, encuentro más de positivo que de negativo en el libro, especialmente la intención de llenar un hueco en este asunto, pero sigo pensando que es claramente mejorable.
    Animo al autor ( a ver si lee esto alguna vez) a que lo haga en siguientes ediciones.
    Rafa, por cierto, si puedes hazte con el libro y léelo.

  • Mi experiencia es contraria a la tuya: una crítica agresiva (si se hace con argumentos, además de dar caña) produce una reacción inicial de rechazo en el creyente, reacción que al poco tiempo se transforma: has destruido la base, y su cabeza tiene que adaptarse. Una crítica blanda, respetuosa con aquello que no merece respeto, no suele ser efectiva y refuerza la actitud del “yo creo esto y tú eso otro; seguimos igual”.
    Eso ocurre con el creyente. El que simplemente tiene dudas, no se va a hacer creacionista por mucho que le caiga mal el estilo del autor, si éste ha logrado mostrarle que la otra postura sólo se basa en mentiras.

  • Paleo, me refiero a que, cuando menos, al que oiga esos argumentos tan agresivos e insultantes, le va a resultar antipática la postura … y eso lo puedes ver mucho en política: puedes coincidir con determinadas personas en lo ideológico, pero la antipatía hacia su persona te hace argumentar en su contra. Esto es pura dialéctica y marketing. ¿Has visto alguna vez (salvo el típico anuncio de creativo de élite) publicidad que insulte a su competencia? No iría a ningún lado y perdería su legitimidad.
    Por supuesto que coincido contigo que, de hecho, ya hablar sobre ellos es algo que no merecen, pero, desgraciadamente, aunque no merezcan respeto científico, pretenden lo que pretenden.
    Puf, y no sé si estaremos repitiendo.

  • yo creo que no entendeis nada ,de que os escondeis ,el interes no es ese

  • Evolutionibus

    Qué mieo!!!

  • La verdad, sigo pensando que todas las ‘pegas’ que ponen los creacionistas son bastante acertadas. ¿Quiere esto decir que Dios nos ha hecho? No, por supuesto, pero estas críticas nos sirven para mejorar nuestros conocimientos científicos (aun cuando este no sea el propósito de los que argumentan dichas críticas).
    Las pataletas de poco nos valen…

  • El caso es que las pegas de los creacionistas no son pegas, sino pataletas. No creo que las pegas de los creacionistas aporten nada al método científico … ni por asomo.

  • Pues, por ejemplo, tras leer las críticas a Behe y sus réplicas, creo que no se ha conseguido rebatir su argumentación.
    Yo opino que la complejidad irreducible, más que suponer un diseño, supone una capacidad, por otro lado asombrosa, de la maquinaria molecular para resolver problemas de funcionalidad mediante la formación de sistemas complejos.
    En cuanto termine con ‘The feathered Onion’ empezaré a leer ‘Darwin in the genome’, en el que se analizan distintas estrategias moleculares con las que se produce la evolución, lo cuál me parece muy interesante. Saludos.
    LINK

  • Antes se me olvidó añadir los enlaces a las críticas y réplicas de Behe:

    Behe 1
    Behe 2

  • mensaje para Fr3dy

    hola fredy, te he estado siguiendo por los blogs de paleofreak y evolucionarios. Me gustaria pornerme en contacto contigo via email. Yo tambien me escribo con Maximo Sandin para hablar sobre evolucion y retrovirus, veo que eres muy afin a sus ideas incluso he llegado a pensar que eras el, ya que te expresas de la misma manera…

    Mi direccion es esta snurps@gmail.com

    Saludos

  • mensaje para Fr3dy

    hola fredy, te he estado siguiendo por los blogs de paleofreak y evolucionarios. Me gustaria pornerme en contacto contigo via email. Yo tambien me escribo con Maximo Sandin para hablar sobre evolucion y retrovirus, veo que eres muy afin a sus ideas incluso he llegado a pensar que eras el, ya que te expresas de la misma manera…

    Mi direccion es

    Saludos

  • snurps para fredy

    snurps@gmail.com esta es mi direccion de gmail, te agradeceria que me contestaras que tengo mucho interes en intercambiar opiniones contigo acerca de evolucion.

    gracias

  • “y, por último, los pertenecientes a la última moda del diseño inteligente”.

    No es ninguna moda, hace más de un siglo que dura (ver Brentano, Bergson). Me parece muy corto de miras el debate teológico que hay en torno a la selección natural.

    La selección natural opera sobre las formas externas, no sobre la materia prima o las formas primitivas (todo cambia por una razón para que siga siendo lo que era, y así “ad infinitum”). No hay azar en la necesaria conservación del todo, ni selección en un universo donde nada desaparece por completo, aunque escape a nuestros sentidos. Las conclusiones de Darwin, aun si fueran ciertas, no serían extrapolables más allá de la biología. Pero, por si fuera poco, sólo son ciertas aproximativamente.

    El lema de los materialistas de línea darwiniana es que “lo que parecía inteligente es azaroso”. Sin embargo, ello es verdadero en parte nada más, pues también hay que añadir que lo que parecía azaroso es inteligente, esto es, obedece al fin supremo de la conservación, cuando podría haber sido de otra manera. Así, el darwinismo limita el campo del ser al de la biología: hábitat determinado más número de especies dadas. No busca leyes, sólo describe hechos.

    Por último, respecto a la relación entre darwinismo y moral, estoy con Chesterton (Ortodoxia):

    “(…) El Darwinismo parece calculado para apoyar dos falsas teorías morales, pero ni una sola acertada. El parentesco y competencia entre las criaturas puede dar margen a la crueldad insensata o a la sentimentalidad insensata; pero nunca al saludable amor de los animales. A base de evolucionismo, sólo se puede ser absurdamente inhumano o absurdamente humano; pero nunca humano a secas. Que tú y el tigre hacen uno es razón para que te enternezcas a la vista de un tigre; o para que te pongas tan cruel como un tigre. Una cosa es obligar al tigre a que te imite, y otra mucho más fácil, es que tú imites al tigre. Pero en uno y otro caso la evolución es incapaz de enseñarte la conducta conveniente ante el tigre, que consiste en admirar su piel, evitando cuidadosamente sus garras.

    (…) La esencia de todo panteísmo, evolucionismo o cualquier otra religión moderna se encierra en pensar que la naturaleza es nuestra madre; y por desgracia, con este criterio se llega fácilmente al convencimiento de que no es más que una madrastra. El punto central del Cristianismo está, en cambio, en no considerar a la naturaleza como una madre, sino como una hermana. Ya podemos enorgullecernos de su belleza, puesto que venimos del mismo padre; pero ella no tiene la menor autoridad sobre nosotros; la admiramos: no la imitamos”.

  • Hola snurps! Se acabaron las vacaciones….. al llegar he visto tu correo, ya te escribiré esta tarde. De momento he imprimido el documento ‘La crisis latente del darwinismo’, lo he ojeado y parece muy interesante, he puesto un enlace en LINK.
    Hasta luego y gracias por todo!

  • No al fundamentalismo

    Todos sabemos que el creacionismo es anti-científico y no tiene ningún fundamento. Esto mismo es aplicable a los llamados “fenómenos paranormales”. Basta estudiar ciencias para compreder eso. Y para criticarlos, no es necesario asumir actitudes fanáticas ni anti-científicas (ej: violando la lógica).

    Sin embargo, mi comentario no se refiere al creacionismo, sino al “libro” que aquí se comenta. Este “libro” (mejor dicho, un panfleto) ha sido escrito por un “escéptico”, lo cual es razón suficiente para explicar su tono ofensivo y propagandístico. Leyendo el libro, se puede apreciar que su finalidad no es la divulgación científica seria, sino la propaganda agresiva contra el creacionismo. De allí los argumentos ad hominem (que como sabemos es una falacia…) Por supuesto, el “escéptico”, que casi nunca es autocrítico, intentará por todos los medios justificar su postura (ej: señalando que los creacionistas merecen ser descalificados, insultados, difamados, etc.) sin advertir (precisamente por su falta de autocrítica) que sus insultos seguirán siendo argumentativamente falaces. Y si se lo haces ver, responderá con un argumento intolerante propio del fanático (ej: “Si los insulto, y ¿qué? ¡Se lo merecen!”) ¿Pero no eran ellos los defensores de la lógica y la racionalidad? ¿En qué manual de lógica se recomienda usar los insultos como parte de los discursos argumentativos? (Al parecer la lógica no merece respeto por sí misma, como canon de la sana racionalidad, sino solo cuando conviene a los fines propagandísticos…)

    Es evidente que estamos tratando con fanáticos (en este caso, anti-paranormales), no científicos y pensadores racionales. Este fanatismo los lleva a pensar que cualquier crítica u observación que les hagas es prueba de que estás defendiendo lo paranormal, las pseudociencias o el oscurantismo. En otras palabras, si los criticas, serás acusado de “magufo”, “pseudocientífico”, “creyente en pseudociencias”, “crédulo”, y demás apelativos ad hominem. Esta paranoia de ver magufos o charlatanes hasta en quienes comparten la crítica de las pseudociencias, es característica y distintiva de su condición. Por este motivo, no vale la pena discutir con ellos, ya que es imposible discutir racionalmente con un fanático (del tema que sea). A ellos se les debe tratar como a los trolls: ignorarlos.

    Como las pseudociencias, y demás formas de oscurantismo ya han sido suficientemente criticadas y desenmascaradas, no es necesario abundar sobre el tema. Pero sí creo útil que seamos más críticos de los propios “escépticos” (lo cuál, como dije, explica perfectamente el “tono” del libro analizado y de otros del mismo estilo). He encontrado algunas referencias que podrían ayudar:

    Sobre los “escépticos”:
    http://ojo-critico.blogspot.com/2006/06/luis-alfonso-gamez-arp-y-el-fraude-de.html

    Complemento del anterior (¿Será este uno de los motivos de la agresiva propaganda anti-paranormal de los “escépticos”) Juzguen ustedes:
    http://www.fraudesparanormales.com/index.php?option=com_content&task=view&id=430&Itemid=45

    En inglés (en wikipedia):
    http://en.wikipedia.org/wiki/Pseudoskepticism

    Critiquemos toda forma de charlatanería, oscurantismo y pseudocientificidad. Sea que provengan de los fanáticos de lo paranormal, como de los fanáticos del “escépticismo”. Si queremos aprender de ciencias, estudiemos ciencia; y dejemos el fanatismo a los fanáticos y demás fundamentalistas.

    Felicitaciones por esta excelente página!

  • Muy interesante el post de Pampillón ¿Qué le pasaría a la Tierra si desapareciera la Luna? Lo puedes encontrar en http://economy.blogs.ie.edu/archives/2007/06/que_le_pasaria.php

  • Evolutionibus, es del todo injusto describir el estilo de Carmena como “parecido al de un patio de colegio”. Carmena escribe muy bien, con un agudo sentido del humor y llamando a las cosas por su nombre. Lejos de ser repulsivo, su estilo directo resulta atractivo para cualquier persona que valore la lógica y la fuerza de los argumentos.

    Los mentirosos merecen únicamente críticas destructivas. *El creacionismo ¡vaya timo!* pasará con honores a la historia de la divulgación científica por ser un libro valiente que critica sin tapujos las mentiras de los creacionistas y de la religión en general. Y si no al tiempo.

    El buen rollo permanente con todo aquello que huela a religión es la estrategia imperante en EEUU desde hace varios decenios. Y lo único que han conseguido los intelectuales y científicos yanquis con esa estrategia blandengue es que EEUU sea actualmente el país industrializado que tiene, con diferencia, el mayor porcentaje de fundamentalistas religiosos.

    Por fortuna, últimamente están apareciendo en EEUU bastantes libros de científicos que, siguiendo la recomendación del gran físico Steven Weinberg, dialogan con la religión de forma “no constructiva”.

  • Tenía esta historia olvidadísima.

    Rawandi, vuelves a dejarte llevar por la pasión. No creo que este libro pase a la historia con honores. Era un libro necesario, escrito en español, pero no el que yo, personalmente, esperaba. Creo que escribí en su momento que las personas que se quieren acercar a este tema se pondrán de parte de los creatas por cómo se les vilipendia (ojo, que sólo digo que no es una estrategia adecuada).

    Pero, como se suele decir, nadie tiene una bola de cristal para saber el efecto final de este libro. Sería interesante saber si se ha vendido bien.

    Saludos.

  • Evolutionibus, a veces se nos atraganta un libro por culpa nuestra y no del libro mismo. Yo estoy releyendo *El creacionismo ¡vaya timo!* y disfruto ahora aún más que la primera vez.

    No hay ninguna razón para esperar que el público se ponga automáticamente del lado de un grupo sólo por el hecho de que ese grupo esté siendo duramente criticado. La gente no es tan simple como para actuar con un automatismo tan gratuito. Los lectores reaccionarán de un modo u otro según perciban que la dureza del crítico está o no justificada. Y en el caso de las patrañas creacionistas la dureza que emplea Carmena está requetejustificada.

    Un buen indicio de cómo reaccionarán los lectores lo tenemos en la elogiosa reseña que escribió el físico José Manuel Sánchez Ron en el diario *El País*:

    “*El creacionismo ¡vaya timo!*, de Ernesto Carmena, constituye una buena, breve y racional, ayuda para valorar las razones de los enemigos del evolucionismo. Personalmente, me hubiera gustado que el autor hubiese utilizado un lenguaje menos “cheli” (*creatas* llama, por ejemplo, a los creacionistas), pero en cualquier caso lo importante es la información y los argumentos, y los de Carmena son sólidos.”

    http://www.elpais.com/articulo/ensayo/Elogio/Darwin/elpepuculbab/20070120elpbabens_10/Tes

  • “Hacer aparecer la unidad divina oculta bajo la diversidad del mundo es la obra de la naturaleza. Incorporar el espíritu más elevado al cuerpo más bajo y llevarlos a la perfección absoluta es la obra del arte”.

    No creo que ningún materialista darwiniano aprobase estas arbitrarias y esotéricas definiciones de Cattiaux. Establecer una separación radical entre naturaleza y arte implica admitir que hay algo no natural en la naturaleza, a saber: lo artístico y -en tanto que la causa eficiente contiene al efecto- el artista. El subjetivismo romántico casa muy mal con el realismo descarnado, marmóreamente monista.

    Pero esto es sólo en apariencia. El fiel seguidor de Darwin, ateo a fuer de fiel, está seguro de haber probado que no puede haber diseño en la naturaleza. Y la razón es que ¡diseño y naturaleza se oponen! ¿Cómo -se pregunta- podría ser natural el objeto de una creación consciente? Deduce por añadidura que, dado que Dios, el sujeto, no lo es, aquél tampoco puede serlo. Como si todas las obras del hombre tuvieran que ser hombres, y todas las de Dios, dioses.

    Sin embargo, está escrito que Dios sólo creó al ser humano a su semejanza. Hay más buen sentido en estas sencillas palabras que en todos los teatrales “desafíos ateos” que últimamente proliferan.

  • “Y la razón es que ¡diseño y naturaleza se oponen!”

    No, Tudega. El problema del diseño sobrenatural es que siempre ha carecido de pruebas, mientras que a la evolución darwiniana le ocurre justo al revés: las pruebas en su favor son abrumadoras y así lo viene proclamando la comunidad científica desde hace más de medio siglo.

  • Pero esas pruebas no condicionan en absoluto que se evolucione de modo ateleológico antes que teleológico. No puede excluirse el finalismo de forma categórica como hacen Dawkins y cía. basándose en la falacia arriba expuesta. Sin embargo, tampoco puede demostrarse de manera concluyente la tesis de los teístas, lo cual deja la partida en tablas (tablas eternas, intuyo).

  • “Pero esas pruebas no condicionan en absoluto que se evolucione de modo ateleológico antes que teleológico.”

    Te equivocas. Precisamente porque sabemos que la evolución darwiniana es *ciega* (no se dirige hacia ningún fin), debemos descartar la posibilidad de una evolución teleológica (predirigida hacia un punto “omega”).

    “No puede excluirse el finalismo de forma categórica como hacen Dawkins y cía.”

    Es la propia teoría evolutiva moderna la que excluye el finalismo y por tanto refuta el teísmo. ¿No te has fijado en el escasísimo número de teístas que hay entre los ciéntíficos de primera línea (por ejemplo, entre los premios Nobel)? Pues la teoría evolutiva moderna es una de las causas principales que explica la incredulidad imperante en la comunidad científica.

  • no creo nada de esto pues a veses son solo pajas de la gente y ademas a veses lo hacen porque no tienen a Dios en su Corazon

  • Pues bien, yo no me creo la teoría de la evolución de Darwin. Admito que fue audaz en su análisis, ver diferencias en el pico de una misma familia de aves en las diferentes islas de las Galápagos y urdir semejante teoría tiene mucho mérito. Sin embargo, yo creo que Dios además de todas las cosas, creó vida, y creó al hombre -y a la mujer no se me vaya a enfadar la Ministra de Igualdad- a su imagen y semejanza. Échense las manos a la cabeza.

    A su teoría le encuentro dos fallos principales. Admitamos que los pececillos devinieron con el paso de los milenios en reptiles, y estos salieron a la superficie y unos ponían huevos y otros salieron mamíferos y de allí la de mi madre…

    Pero que me expliquen por favor y si no es mucho pedir, de donde salió la primera célula. De qué evolución?. Toda célula está formada por átomos. Átomos de hidrógeno, oxígeno, carbono, auna pizca de hierro, una puntita de azufre, una mijita de nitrógeno, un espolvoreo de magnesio… átomos formados por electrones, neutrones y protones. Átomos que no tienen vida, muertos, inertes. Pues bien, excelentísimos nóbeles de física y química. Cómo unos miles de millones de átomos inertes se ponen de acuerdo para formar una célula? Por virtud de qué se asocian en complot para luego reproducirse en más células?

    Los científicos han concluido científicamente en simposium científico -valga la estupidez- lo siguiente: En aquella época, hace cientos de millones de años cuando la tierra acababa de formarse y existían unas temperaturas y presiones enormes en una atmósfera alcalina y en medio húmedo y lodoso por la acción de uno o varios rayos que cayeron en el lugar y momento oportunos… se formó la primera célula. Colorín colorado este cuento se ha acabado. Qué os parece? ingenioso ehh? Los hermanos Grimm contaban mejor los cuentos.

    El otro gran error de la teoría de Darwin es el origen del hombre. Dicen que provenimos de los simios. Que tenemos el 98% del genoma idéntico a los chimpancés. Lo que no dicen es que tenemos el 95% del genoma idéntico a una lombriz y que nuestros órganos, corazón, hígado etc. son más parecidos y más compatibles a los del cerdo que a los de los monos. Por otra parte el mamífero más inteligente después del ser humano es el delfín. Así que padrastros podríamos tener muchos. Dónde está el eslabón perdido? Se parece más un horangután a un jabalí que un ser humano a un horangután.

  • Pingback: http://hovdamen.Bloggplatsen.se/gilla/?url=http://Www.articulospro.com

  • Pingback: '¡Vaya Timo!': tres libros escépticos y dos decepciones - Magonia

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Conoce cómo se procesan los datos de tus comentarios.