Inteligencia y tamaño del cerebro

En uno de los artículos de Paleofreak, comentábamos algunos de nosotros la correlación entre el tamaño cerebral y la inteligencia. Afirmábamos que, al mencionarla, nos parecía que se obviaba la importancia de la plasticidad cerebral en el proceso intelectual, que no necesariamente va ligada a un incremento del volumen encefálico. Es precisamente esta correlación la que más se atribuye al desarrollo de la inteligencia en los homínidos.

En el número de Investigación y Ciencia de mayo (en español), firmado por Daniel Sol, del Centro de Investigacion Ecológica y Aplicaciones Forestales, aparece un artículo titulado "Tamaño del cerebro e inteligencia de los animales", que viene a enmendar la opinión que expresaba más arriba.

El problema comienza por definir lo qué es inteligencia, pero parece que aquí hay algo de acuerdo en que, lo fundamental, es la capacidad de invención y el aprendizaje. Estas funciones permiten al animal (el que sea) modificar conductas para resolver nuevos problemas, sobreponiéndose, en definitiva, a los dictados de los supuestos rígidos circuitos neuronales que posee.

Luego, se menciona el trabajo del psicólogo Louis Lefevre, en los que hizo una revisión de innovaciones en el comportamiento de miles de aves, demostrando que existen muchas diferencias en este aspecto en diferentes tipos de aves. Pero lo importante es que pudo hacer una correlación significativa entre esta capacidad de innovación y el tamaño del cerebro.

En trabajos posteriores, también de Lefevre y otros, se ha podido observar la misma correlación en primates, llegando a la conclusión de que en ambos grupos, aves y mamíferos, se manifiesta este proceso. Esto choca con el hecho de que el cerebro no es un todo y que su evolución sufre un proceso denominado evolución en mosaico, debido a que sus funciones son desempeñadas por distintos componentes que pueden evolucionar, y, de hecho, evolucionan, a diferentes ritmos y de diferentes maneras.

La hipótesis de que un cerebro grande podría ayudar a adaptarse mejor al medio se contrasta con experimentos de introducción de especies en ambientes que no son los suyos. El propio Daniel Sol, como componente de un mayor equipo investigador, ha participado en un estudio de más de seiscientas introducciones de aves en ambientes ajenos: "la probabilidad de sobrevivir es mayor en especies con cerebros grandes".

La conclusión es que, efectivamente, el tamaño del cerebro es importante para la adaptación al medio y, quizá, eso es lo que ha hecho que el cerebro de los homínidos se haya incrementado desde los 400 ml de los australopitecos a los 1400 ml del Homo actual.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

11 comentarios

  • Pingback: Iterativa » El intelecto y el afan por buscar pareja.

  • Bueno, yo creo que la inteligencia si depende del tamaño de la masa encefálica pero también pienso que es relativo porque para que los hominidos lleguen a desarrollar su capacidad cerebral ellos han tenido que usar el aprendizaje y tambien ejercitarlo es por eso que a medida que ellos iban aprendiendo a cazar, a pintar que se yo a hacer diferentes labores para supervivir han ido puliendo y desarrollando el cerebro esto quiere decir, que la inteligencia es algo que se trabaja de igual forma el hombre actual puede ser tan inteligente como einsten porque puede lograr que su cerebro desarrolle y llegue a enriquecerse:

    Al aumentar el peso y grosor cortical, aumentar el tamaño del soma neuronal, aumento y longitud del numero de dendritas y el diametro de determinacion sinaptica. Es decir solo es inteligente la persona que aprende y pone en practica sus conocimientos.

  • Tú sabías que Einstein lo mismo no era inteligente. Bueno, algo sí, pero tras publicar sus tres más importantes trabajos, incluido el efecto fotoeléctrico y la relatividad, opositó a enseñanzas medias y ¡no aprobó!
    Es algo complicado esto de la inteligencia.

  • soy una zorra

  • soy una puta y yo creo que los hombres son mas inteligentes que las mujeres

  • deben colocar cada uno de los cerebros de los hominidos para saber mas de cada uno de verdad no supieron hacer esta pagina mejorenla…

  • lA INFORMACION EN GENRAL ES BUENA LAMENTABLEMENTE NO QUE DO EXPLICADO DEL TODO EL TAMÑA DEL CEREBRO, ADEMAS DE LAS DIFENTES MEDIDAS QUE ADQUIERE AL ENCONTRASE EN DIFERENTES PROPORCIONES.

  • Al no ser dualistas entendemos que el cerebro, las neuronas, son el sustrato material en el que existen las informaciones, asi que normalmente más cerebro significa más información contenida y por tanto un ser con el cerebro más grande siempre será más listo y mejor competidor (en la lucha por la vida)que otro individuo de la misma especie con un cerebro de tamaño promedio.
    Sin embargo se ha constatado que un presupuesto tan sensillo, lógico y racional no siempre es verdadero. El destacadísimo investigador Robin Dumbar, haciendose eco de múltiples y exaustivas investigaciones de campo nos revela que:
    “En primates polígamos el tamaño del cerebro es inversamente proporcional al éxito evolutivo del individuo”
    Lo que quiere decir que en el marco de determinada población de primates, el ser con el cerebro más grnade, que a todas luces debería ser el más inteligente y por ende el más próspero, resulta ser todo lo contrario.
    ¿Por qué podría ocurrir un hecho tan desconcertante, un hecho que invalida y hecha por tierra todas las teorías científicas acerca de nuestros orígines? ¿Tendría razón Descartes al afirmar que el Cerebro y la conciencia son dos fenómenos que no guardan relación condicionante alguna entre ellos? La respuesta nos la ofrece el propio Dumbar:
    “La programación del cerebro en primates ocurre desde el destete a la pubertad.”
    Este importantísimo presupuesto nos revela que el hecho de ser más inteligentes no depende en exclusivo de la circunstancia de tener un cerebro más grande sino que tambien está directamente relacionado con el hecho de que el período de programación (usando el término que emplea el propio Dumbar)del cerebro se extienda, de manera que si el intervalo de tiempo del que dispone un primate para llenar su corteza prefrontal de programas de comportamientos útiles para la vida futura crece, necesariamente el individuo podría llegar a ser más listo y competitivo que el resto de sus parientes. Esto sucede así como consecuencia de que la cantidad de información que existe en el cerebro no depende tanto del número de neuronas que se posea como de la cantidad de interconexiones que logremos realizar entre esas neuronas, así que un primate con más tiempo para confeccionar a tavés de neuroplasticidad más comportamientos (más interconexiones), podría con el tiempo llegar a ser más listo y mejor competidor que sus parientes de clan sin necesidad alguna de que le creciese el cerebro (sin necesidad de que tuviese más neuronas).
    (Es tal la importancia que la selección natural concede a la neuroplasticidad (a la interconexión entre las neuronas) por encima de la importancia que otorga al número de estas del que se disponga en el cerebro a la hora de hacer a los individuos más listos y mejores competidores, que las neuronas que no logran conectarse, que no logran formar parte de alguna información, son eliminadas en sucesivos procesos de apoptosis.)
    El conjunto de argumentos vertidos nos animan a intuir que la relación entre el tamaño del cerebro y la inteligencia es, en el marco del proceso de surgimiento de los homínidos, la contraria de la que se ha supuesto hasta ahora. Hemos dado por hecho que el crecimiento del cerebro es lo que sin duda nos haría más inteligentes y más aptos luchadores por la vida. El razonamiento desrrollado hasta aquí nos hace sospechar que necesariamente primero tuvimos que hacernos más inteligentes, tuvo que crecer el período durante el cual los primates aprenden y confeccionan mediante la neuroplasticidad los comportamientos que emplearán en su vida como adultos, para que solo después y como consecuencia de ello, pudiera crecer el cerebro.
    En estos momentos ya existen algunas hipótesis que proponen que la extención del período que transcurre desde el nacimiento a la pubertad, período en el que mediante la neuroplasticidad ocurre la programación del cerebro en los primates, podría ser la causa por la que, en primer lugar nos volvimos más listos y en segundo lugar, como consecuencia de esto nos creció el cerebro.

    Permítame un instante más para que le presente una de estas novedosas teorías.
    Exepto en nuestra especie, en el resto de los primates y mamíferos la posibilidad de aprender nuevos comportamientos desaparece de ambos hemisferios corticales con la llegada de la pubertad, en nosotros dicha cualidad sigue estando presente durante toda nuestra vida en el hemisferio cortical izquierdo. Esta circunstancia nos anima a suponer que quizás el hecho que provocaría el surgimiento de los homínidos pudo haber sido el que la apoptosis que debía acabar con las condiciones que nos permiten aprender comportamientos en el hemisferio izquierdo no se produjo, probablemente como consecuencia de experimentar un proceso de neotenia (nosotros somos por exelencia simios neoténicos) y como resultado de ello aparecería el primer ser en nuestro planeta capaz de aprender y confeccionar nuevos comportamientos durante toda su vida en y con el hemisferio izquierdo.
    ¿Que ventajas otorgaría al primer homínido el hecho de mantener funcionando toda la vida las condiciones que permiten aprender comportamientos en su cerebro izquierdo?
    Todos los seres vivos de nuestro planeta se enfrentan a los retos de la subsistencia armados de comportamientos programados con antelación al instante en el que serán empleados para enfrentar un determinado problema de subsistencia (me refiero a los comportamientos innatos desarrollados por los genes y a los comportamientos aprendidos, en el caso de los mamíferos, durante la primera etapa de sus vidas). Un comportamiento desarrollado en tiempo real, en el preciso mismo instante en el que el individuo se enfrenta al problema de supervivencia que el comportamiento tendrá que solventar, puede ser muchas veces más específico, particular, pormenorizado y por ende acertado que un comportamiento de amplio espectro desarrollado con antelación. Ello nos induce a intuir que predeciblemente la posibilidad de confeccionar comportamientos en tiempo real otorgaría a este ser el grado máximo de capacidad para adaptarse al hábitat en el que vive y por tanto su linaje (nosotros los homínidos) en el transcurso de un relativamente corto período de tiempo estaría en condiciones de ascender a la sima de la cadena alimenticia.
    Por otra parte, el hecho de tener la posibilidad de continuar confeccionando comportamientos (a través de la nueroplasticidad) durante toda la vida en el hemisferio izquierdo nos daría la posibilidad de desarrollar los procedimientos necesarios para encontrar, extraer, cazar, manipular fuentes alimenticias de alta cualidad proteica. Ello crearía las condiciones necesarias que permitirían la reducción del tubo digestivo. Y como consecuencia de tener un tubo digestivo más pequeño dispondríamos de más energía en función de poder abastecer los requerimientos energéticos de un cerebro más grande. En otras palabras, la circunstancia de que se nos mantuviera funcionando durante toda la vida en el hemisferio izquierdo las condiciones que nos permiten aprender comportamientos crearía las condiciones necesarias e imprescindibles para que más adelante pudiese crecer el cerebro.
    Si en alguna medida he logrado despertar su interés, con guto le envío una sinopsis completa (15 páginas) de esta novedosa hipótesis.
    Muchas gracias por nhaber leido hasta aquí.

  • quisiera invitarte a leer mi blog. Tenemos temas con interes en comun

  • Hernan, exelente hipotesis, muy interesante y de ser acertada, debemos concluir que la alimentacion y la educacion durante la pubertar y la adolescencia son de suma importancia para el futuro de la raza humana.

  • han comentado que nuestros hermanos los primates van en cabeza después de nosotros en índice de encefalización; no es cierto. Las especies más próximas a nosotros en cuanto a enfalización se refiere son los cetaceos, especialmente los delfines.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Conoce cómo se procesan los datos de tus comentarios.