¿Sangre fría o caliente? Depende

El viejo debate acerca de la calidez de la sangre de los dinosaurios parece haberse zanjado … de momento. Al menos eso es lo que dice un estudio publicado en PLoS Biology y al que se hace referencia en NewScientist. Según los autores, todo depende del tamaño del dinosaurio en cuestión.

Hasta este momento, la postura más conciliadora era que, a pesar de que no regulaban su temperatura, perdían el calor generado por su metabolismo muy lentamente. En el otro extremo, estarían los que argumentaban a favor de una regulación total, al estilo homeotermo, como los mamíferos y las aves.

El equipo de investigadores, dirigido por Jamie Gillooly basa todo su argumento en una simple ecuación biofísica que relaciona temperatura, metabolismo, tasa de crecimiento y masa corporal.

Al parecer, esta ecuación es bastante universal y aplicable a la gran mayoría de los seres vivos, así que por qué no se podría aplicar a los dinosaurios.

PLoS Biology

PLoS Biology

Usando los datos de ocho especies de entre 12 kilogramos y 13 toneladas, estimaron unas temperaturas vitales de entre 25 a 41oC (esta última, la del Brontosaurus, tendría una gran dificultad para disipar el calor por su relación masa/superficie). Las gráficas obtenidas coinciden bastante bien con los datos recogidos de cocodrilos actuales.

A modo de curiosidad final, para el Sauroposeidon, el mayor dinosaurio, se obtiene una temperatura de 48oC, límite para la supervivencia de cualquier tejido, lo que sugiere que el tamaño máximo del dinosaurio vendría limitado por la temperatura corporal.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...