¿Nos cargamos a Darwin?

A vueltas con la “crisis del darwinismo”, el genetista del desarrollo Antonio García Bellido se decanta por una evolución a saltos. Se explica en una entrevista publicada en el suplemento semanal de El País: los grandes cambios en tipos animales, al estilo de los ocurridos durante la explosión cámbrica, no debieron producirse poco a poco, como propuso Darwin en su teoría, sino debido, posiblemente, a reordenaciones o cambios en la regulación en los genes del desarrollo.

En el cámbrico se ven quimeras que pueden ser mezclas de artrópodos y moluscos. Tuvo que suceder muy rápido, de forma súbita, y no muy expuesto a selección.

El periodista le espeta si “con eso nos cargamos a Darwin”, pero, afortunadamente, no es así:

Y Darwin tiene la genialidad de decir que esa competición es capaz de crear, porque si tú estás compitiendo y hay una variedad de fondo, estás creando cosas nuevas. Por tanto, la idea fundamental de Darwin es válida, pero no tanto los mecanismos.

Es en estos mecanismos en donde estaría modificándose la teoría de la evolución. Según el darwinismo, la adaptación al medio es la que provoca cambios, sería el motor de la evolución: con las pequeñas variaciones de fondo, ya presentes, la selección natural trabajaría. Pero según la nueva teoría, lo que importa son los genes: cómo se regulan y porqué el mismo gen del desarrollo está activo en unas especies y activo o trabajando de otro modo en otras.

El cambio mayor de la evolución es en qué organismos se expresan los genes y cuándo. Ahí es donde la evolución ha operado, lo que ha dado la diversidad en los organismos. Darwin no podía preverlo.

¿Se encuentra el darwinismo en crisis por esto? Vendría a completarse, otra vez más, la idea de Darwin con datos que ignoraba por completo, en este caso los genes (del desarrollo) y su funcionamiento. ¿No podría esto incluirse, sin que constituya un anatema, en la síntesis? Ustedes dirán.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

72 comentarios

  • paleofreak y clastito..vuestro pique viene ya de lejos no? va ahora no empeceis a criticaros otra vez los granos de uno y del otro.

    He estado leyendo “la adaptacion biologica”. Clastito la has leido tu? que te parece lo quecomenta hacerca de los razonamientos panglosianos, historias adaptativas, los cuentos evolutivos y los criterios de la comunidad cientifica a la hora de aceptar una de estas historias con imaginacion.

    A mi entender el ejemplo de las hienas lo deja muy claro. Si a alguien le interesa dispongo de una copia en castellano y en PDF, si me dejais un mail o algo os la envio.

  • Si es de gould y esto te gustara mas, tambien tiene algo de LEWONTIN…grrr..seguro que te gusta. Lo tenia en el trastero de mis documentos del emule pero en google esta .DOC

    Seguro que te gusta, yo lo empeze a leer a causa de las metaforas adaptacionistas y la verdad es que da en el clavo.

    Clastito de dejo aqui un trocito del principio.

    ■ “Nada tiene sentido en biología sino es a la luz de la evolución», decía Theodosius Dobzhansky, uno de los fundadores de la teoría neodarwinista de la evolución que afirma que las especies animales y vegetales deben su existencia a la selección natural. Comprender un organismo viviente a la luz de la evolución consiste, pues, de acuerdo con este espíritu, en comprender cómo su anatomía, su fisiología, su comportamiento, son configurados por la selección natural, es decir, de qué manera están adaptados sus caracteres para conferirle las mayores posibilidades de supervivencia.
    ■ Sin embargo, Stephen J. Gould y Richard C. Lewontin muestran aquí algunos defectos de este punto de vista: no todos los caracteres de un organismo son adaptativos. La búsqueda de un sentido de este signo para todas las partes de un organismo es con frecuencia inadecuada, errónea, incluso perjudicial, ya que conduce a explicaciones exageradas, dudosas o carentes de fundamento. Los autores proponen puntos de vista distintos al neodarwinista.

    MAs adelante y puesto en un ejemplo de razonamiento panglosiano

    “En su explicación de la masculinización de la vulva en la hiena los biólogos “adaptacionistas” parten, pues, de la función (supuesta) del órgano tal como aparece (aparentemente) en la biología animal, y después dicen, como el doctor Pangloss, que el órgano ha sido modelado para cumplir tal función: la vulva se habría masculinizado con el fin de posibilitar el comportamiento de salutación social.”

    Te dejo el mail por si quieres intercambiar algun texto o articulo que nos pueda interesar.
    snurps@gmail.com

  • Clastito: muy bueno el comentario, siempre me han gustado tus respuestas 😀

    Snurps: mandame el documento por favor! 🙂

    Paleofreak: ¿Lo de que soy un ‘elemento’ es bueno o malo? jajajaj! Creo que coincides totalmente con Dawkins en la forma de razonar. En ese caso, no me parece incorrecto denominarte ‘ultradarwinista’.

    Saludos.

  • “En cuanto a paleofreak, a mí también me confunde a veces:
    por un lado es capaz de decir que el sistema venenoso de las serpientes se ha originado porque un conducto se ha ido acercando, desde una glándula salival que se ha tornado venenosa, a un colmillo fisurado que se ha ido quedando hueco. Todo esto, por supuesto, mediante selección natural y en pasos acumulativos graduales.”

    Soy capaz de decirlo, sí. Es fisiología y morfología comparada, y biología evolutiva. Es, además, un ejemplo facilito. ¿Por qué iba a tener dificultades para decirlo? ¿Por qué te confunde? ¿No será que estás leyendo demasiado a creacionistas y demasiado poco a biólogos?

    “Habría que discutir qué mejora selectiva tiene una serpiente con un conducto algo más cerca de un colmillo (incluso suponiendo la conversión de la saliva en veneno, y la mejora que supone que un diente se quede hueco).”

    Es muy sencillo, pero del mismo modo que tenías problemas para aceptar la existencia de esas etapas, me apuesto a que también te negarás siquiera a hacer un pequeño esfuerzo para encontrar sus diferencias de eficacia. Te doy una pista: ¿qué es mejor para un animal venenoso, que la saliva tóxica sólo moje casualmente la zona que ha mordido mordida, o que entre directamente en lo más profundo de la herida? ¿Eres capaz de imaginar situaciones intermedias con eficacia también intermedia?

    “Pero acaso la forma en la que explicaste el origen del veneno ¿no es mediante selección natural determinista y micromutacionismo?”

    No. Lo de “determinista” y lo de “macromutacionismo” son invenciones tuyas. Yo no he dicho eso.

  • “Borras críticas y datos totalmente científicos.”

    ¿Eres mentiroso desde pequeñito, verdad?

  • “Creo que coincides totalmente con Dawkins en la forma de razonar.”

    Créelo. Yo no puedo evitar que creas tonterías, está claro.

  • A Snurps:
    La teoría sintética de la evolución es una cosa y el panadaptacionismo (creencia de que todos los rasgos son adaptativos siempre) es otra. Y de la primera no se deduce lo segundo.
    Se puede asumir la teoría trabajar con ella día a día, y no ser panadaptacionista. Es justamente lo que hace la inmensa mayoría de los biólogos evolutivos actuales.
    Cuando alguien dice que el rasgo X es adaptativo y ha surgido por selección natural, no está diciendo que TODOS los rasgos de un ser vivo hayan hecho lo mismo. Yo pensaba que esto quedaba claro para cualquiera que hubiera leído unos cuantos ensayos de Stephen J. Gould, pero, por lo visto, parece que no. Que es muy difícil de entender.
    Cuando alguien dice que las adaptaciones, en general, se explican muy bien mediante los mecanismos de la teoría sintética, no está diciendo que la selección natural guíe absolutamente todos los detalles de la evolución planetaria (lo cual sería más bien una afirmación contraria a la teoría).
    Dicho esto, allá cada cual con sus fallos de lógica y sus prejuicios.

  • A paleofreak:

    Cuando acabe de leerlo te dire mi opinion si te interesa, de momento creo que solo he copiado y pegado fragmentos introductorios, nada mas. Me atribuyes palabras que no he escrito y opiniones que no he dado…la cancion de siempre para todos. Aun asi gracias por la explicacion, la tendre en cuenta.

    Clastito te leiste algun articulo de los que deje por aqui? o enlace?

    Acabo de encontrar uno molon en NAture reviews genetics, te dejo unos parrafos introductorios.

    VOLUME 5 | FEBRUARY 2004 | 101 NRG:NETWORK BIOLOGY:
    UNDERSTANDING THE CELL’S
    FUNCTIONAL ORGANIZATION

    “Reductionism,which has dominated biological research
    for over a century, has provided a wealth of knowledge
    about individual cellular components and their functions.
    Despite its enormous success, it is increasingly
    clear that a discrete biological function can only rarely
    be attributed to an individual molecule. Instead, most
    biological characteristics arise from complex interactions
    between the cell’s numerous constituents, such as
    proteins,DNA,RNA and small molecules1–8. Therefore,
    a key challenge for biology in the twenty-first century is to
    understand the structure and the dynamics of the complex
    intercellular web of interactions that contribute to
    the structure and function of a living cell.
    The development of high-throughput data-collection
    techniques, as epitomized by the widespread use of
    microarrays, allows for the simultaneous interrogation
    of the status of a cell’s components at any given time.
    In turn, new technology platforms, such as PROTEIN CHIPS
    or semi-automated YEAST TWO-HYBRID SCREENS,help to determine
    how and when these molecules interact with each
    other.Various types of interaction webs, or networks,
    (including protein–protein interaction,metabolic, signalling
    and transcription-regulatory networks) emerge
    from the sum of these interactions.None of these networks
    are independent, instead they form a ‘network of
    networks’ that is responsible for the behaviour of the
    cell.A major challenge of contemporary biology is to
    embark on an integrated theoretical and experimental
    programme to map out, understand and model in quantifiable
    terms the topological and dynamic properties of the
    various networks that control the behaviour of the cell.”

  • Paleofreak: ¿Y cómo se originan los cambios genéticos de esos rasgos no adaptativos? Si no es debido a la acción de la selección natural, entonces puede que tu opinión no sea tan contraria a la de los ‘antidarwinistas’, que por cierto, tampoco creo que piensen que TODOS los rasgos de los organismos sean no adaptativos siempre.

    Clastito: En http://www.amonline.net.au/factSheets/snake_fangs.htm tienes algo sobre el tema.
    En http://jeb.biologists.org/cgi/content/full/204/24/4345 ,a partir del punto ‘Mechanics of venom expulsion’, tienes información detallada e interesante.

    “There is no experimental evidence to suggest that venom flow out of the venom chamber is constant; rather, the morphology of the region suggests that venom flow would be determined by a combination of venom fluid pressure, flow resistance from the prey tissue, venom pressure within the venom chamber and the relative displacement of the passive barriers to venom flow associated with the venom chamber.”
    “The venom flow profiles recorded in this study suggest that the complexity of venom flow cannot be explained solely by differential pressures on the venom gland. The present study supports the earlier hypothesis (Young et al., 2001a) that the fang sheath and enclosed venom chamber play a key role in influencing venom expulsion”

  • Hay muchas cosas que no entiendo, y ésta es una: tanto si las mutaciones son las tradicionales como si son estas nuevas “en los genes del desarrollo”, el nuevo y flamante bicho que nace no tiene que salir a intentar reproducirse como todo hijo de vecino? Es decir, ¿los mutantes de los que se habla en la entrevista no serían un ejemplo concreto de “monstruo esperanzador”?

    Dice evolutionibus: “según la nueva teoría, lo que importa son los genes: cómo se regulan y porqué el mismo gen del desarrollo está activo en unas especies y activo o trabajando de otro modo en otras.”

    Esto es lo que no entiendo: difícilmente van a ser los genes el motor de la evolución si no provocan que su propietario los extienda por el mundo… que se reproduzca más que sus congéneres, vaya. Aunque según fr3dy, hay que revisar el lamarckismo. Estoy mareado.

  • “Paleofreak: ¿Y cómo se originan los cambios genéticos de esos rasgos no adaptativos? ”

    Mutación, deriva genética. Lee alguna introducción a la biología evolutiva.

    “Si no es debido a la acción de la selección natural, entonces puede que tu opinión no sea tan contraria a la de los ‘antidarwinistas’”

    Vamos a ver: los antidarwinistas creen que la selección natural no puede explicar las adaptaciones. Luego, además, pueden creer muchas otras cosas, y utilizar variadísimas trampas (algunas incluso contradictorias entre sí) con el único fin de intentar construir una caricatura del darwinista.
    Los darwinistas hoy en día NO CREEN que todo sea adaptativo (Eso es una tergiversación. Hubo una tendencia al panadaptacionismo hace unos años, pero ya terminó). Asociar a estas alturas teoría sintética y panadaptacionismo es un argumento estúpido).

    “que por cierto, tampoco creo que piensen que TODOS los rasgos de los organismos sean no adaptativos siempre.”

    No, pero yo no he dicho que lo piensen. Y aún así, conozco a algún “elemento” que negaba en su día que existiera la adaptación y los rasgos adaptativos. Al parecer, se lo había dicho un gurú y se lo había tragado.

    A nulukkizdin: las mutaciones en los genes del desarrollo no son un nuevo tipo de mutación. Son mutaciones como todas las demás, solo que sus efectos tienen un interés especial para los investigadores… de la Genética del Desarrollo. Por otra parte, las declaraciones de Bellido son muy ambiguas, y a veces, sí, parece que está hablando de monstruos esperanzados. Otras veces, de híbridos. Cuando diga algo más concreto, que alguien me avise, por favor :o)

    Ah, y lo de que hay que revisar el lamarckismo lo llevan diciendo los lamarckistas desde hace un siglo. Y lo seguirán diciendo. Es el día a día…

  • “¿Cómo puede haber un colmillo hueco, conectado a una vesícula de veneno, de forma que el veneno sea inyectado con la presión de un mordisco? ¿Había vesículas con veneno sueltas? ¿Y luego el colmillo se quedó hueco? ¿Y el conducto que une vesícula y colmillo, en qué momento aparece? Este tipo de dudas son las que me hacen pensar que el modelo propuesto por la teoría sintética no es válido, ya que, en mi opinión, no es capaz de explicar tales situaciones.” “A veces parece simple admitir que ‘la acumulación de pequeñas variaciones’ puede dar lugar a cualquier cosa, pero en el fondo, cuando intentamos pensar cómo, no es tan fácil como parece.” “¿Crees que cada paso se iba a ir conservando por selección natural, hasta adquirir la capacidad de inyectar veneno al morder? Lo que propones no se sostiene, lo siento.” “…la forma en la que explicaste el origen del veneno ¿no es mediante selección natural determinista…?” “¿…no entiendes que en un sistema cuyo cambio genético sea ALEATORIO (como el darwinista) hay tantas posibles mutaciones que sería imposible conseguir que se produjese un sistema como el comentado anteriormente?” (Fr3dY, 1, 22, 25, 48)

    La respuesta a la agresión mediante el mordisco existe desde que existen los dientes; no surgió de repente en las serpientes venenosas.

    La reacción de morder ante la presencia de una posible presa surgió antes de la aparición de los reptiles. Las serpientes venenosas han heredado dicha conducta.

    La reacción de salivar al introducir una presa en la boca favorece la ingesta a los animales que no viven en un medio acuático. Por tanto es más que probable que las serpientes venenosas hayan heredado dicha adaptación de los primeros tetrápodos.

    La conducta habitual de los predadores de tratar de retener por la fuerza a las presas que intentan huir es antiquísima. La conducta de persecución a la presa que huye tras ser herida por un mordisco se manifiesta en los vertebrados desde que estos dispusieron de dientes y mandíbula, lo que quiere decir que los reptiles venenosos que siguen a sus presas tras herirlas no desarrollaron dicha conducta desde la nada, sino desde su herencia conductual.

    Cualquier particularidad en el desarrollo de un individuo que lo haga distinto respecto a la mayoría de sus congéneres y que sólo pueda darse en aquellos que sean portadores de una determinada dotación genética tiende a aparecer con mayor frecuencia en la población de las siguientes generaciones en el caso de que directa o indirectamente favorezca el éxito reproductivo de quienes la posean.

    Las glándulas son ligeramente diferentes en unos u otros individuos, por lo que la composición de las secreciones no es igual en todos ellos. Esto es válido también para las glándulas salivares.

    Cualquier modificación en la composición de la saliva que haga que el individuo que la excreta tenga a causa de ella, directa o indirectamente, un mayor éxito reproductivo, en caso de que solo pueda darse asociada a una determinada dotación genética conlleva el efecto estadístico de manifestarse con mayor frecuencia a lo largo de las generaciones posteriores. Un ejemplo de esto lo tenemos en la saliva de los rumiantes, cuya proporción de urea es muy superior a la de los demás mamíferos, lo que resulta útil a la flora bacteriana simbionte de su panza al proporcionarle una fuente adicional de nitrógeno para la elaboración de sus proteínas, lo que en definitiva incide en un mejor aprovechamiento de la hierba que pacen en relación a otros mamíferos que siguen su misma dieta.
    Las serpientes que tras morder a sus presas forcejean para acabar con ellas así como las siguen su rastro para devorarlas gozan de más posibilidades de acabar con su resistencia o encontrarlas tras su huida cuanto más graves e invalidantes sean las heridas que les inflingen.

    La gravedad de la herida inflingida por un mordisco se agudiza cuando la saliva que en ella se introduce produce reacciones biológicas adversas.
    Las reacciones biológicas adversas debidas a la introducción de saliva en una herida varían dependiendo de su composición. En algunos casos depende exclusivamente de la flora bacteriana introducida y de su poder séptico; en otros depende de la toxicidad de las proteínas secretadas.

    Las serpientes poseedoras de glándulas salivares cuya composición esté asociada a una mayor gravedad de las heridas inflingidas por un mordisco gozarán de mayores posibilidades de sobrevivir al acoso de sus predadores y de alcanzar la edad adulta, así como de alcanzar un peso mayor que el de sus congéneres, lo que en caso de ser machos les capacitará para disponer de mayores posibilidades de emparejarse y reproducirse y en el caso de ser hembras les permitirá disponer de mayores cantidades de reservas para la puesta. Esto supone que tanto machos como hembras estadísticamente disfrutarán de un mayor éxito reproductivo que los congéneres de su entorno que carezcan de esta composición salivar.

    Las serpientes poseedoras de glándulas salivares cuya composición esté asociada a una mayor gravedad de las heridas inflingidas por un mordisco gozarán de mayores posibilidades de anular la resistencia de su presa cuanto más saliva consigan introducir en la herida y cuanto mayor sea la concentración de sustancias activas secretadas en la saliva..
    Las mayores o menores posibilidades de introducir saliva en la herida producida por un mordisco dependen de distintos factores entre los que se encuentran:
    – la mayor o menor cercanía del canal glandular salivar al diente que causa la herida (factor dependiente de las pautas de desarrollo, en gran medida condicionadas por factores genéticos.)
    – la mayor o menor capacidad del diente para permitir que la saliva se introduzca en la presa (factor dependiente de la morfología del diente, muy asociada a las pautas de desarrollo.)
    – la mayor o menor cantidad de fluido expelido por las glándulas salivares (factor que también depende de las pautas de desarrollo, a su vez asociada a factores genéticos.)
    Cualquier variación en cualquiera de los factores citados o en la concentración de sustancias activas secretadas, si está condicionado por factores genéticos y posibilita una mayor efectividad en el individuo a la hora de defenderse o atacar a sus presas, aparecerá con mayor proporción en las siguientes generaciones.

    La perfecta máquina de matar de las serpientes más evolucionadas, con glándulas venenosas secretoras de potentes sustancias neurotóxicas que inyectan con rapidez y en gran cantidad en el momento del mordisco a través de sus colmillos huecos puede razonablemente explicarse por un proceso que combina el continuo y azaroso surgimiento de pequeñas variaciones hereditarias con la progresiva acumulación en la descendencia de algunas de estas pequeñas variaciones, acumulación favorecida por la mayor tasa reproductiva de algunos individuos con respecto a otros de su misma población a lo largo de generaciones.

    A este proceso se le denomina habitualmente evolución por selección natural.

    “Una caja negra tiene grandes posibilidades de ser una caja cerrada. Normalmente es preciso abrirla para ver qué contiene.” (Menda Lerenda)

  • ¡Espectacular!

  • Detectada presencia de la trampa dialéctica “hombre de paja”.Detectao problemas ortografía: haber si mentiendes…
    Todo ello en el mismo bando.
    Fin informe objetivo

  • Es vergonzoso que el periodismo español todavía no distinga, o no quiera distinguir, entre el antievolucionismo frontal y la crítica teísta al darwinismo. Ésta es una crítica filosófica a presupuestos filosóficos. Lo científico y probado, a saber, que hay evolución, no lo discute nadie con dos dedos de frente.

    ¿En qué difieren las tesis en conflicto? Yo diría que en la naturaleza misma de la vida, más que en su origen, cuestión derivada de la primera. Toda esta tontería de las “propiedades emergentes” se ha inventado para rellenar los huecos del neodarwinismo, que quiere formar vidas sólo por agregación aleatoria de materia. Es como si hablásemos de los “predicados emergentes” que pertenecen a un sujeto por la concurrencia de elementos circundantes al mismo. Bobadas. O mis predicados se desprenden de mi noción, o no son míos. Ésta es la única razón que hace que yo sea el mismo ahora que un año atrás: el vínculo necesario -y necesario significa “a priori”- entre todo lo que me sucede y mi noción de sujeto, es decir, lo que en filosofía llamamos substancia o alma.

    El área de un cuadrado es distinta a los elementos constituyentes del mismo. Llámalo “propiedad emergente”, si quieres. Para mí no es más que una consecuencia lógica de los ángulos que forman los lados de la figura al tocarse. Y esto vale incluso antes de que los ángulos se creen por contacto. Imagina que tienes los lados de un cuadrado puestos en disposición de 90 grados y a una distancia simétrica los unos respecto a los otros, como corresponde, pero sin contactar aún sus extremos. Podemos deducir lógicamente que, si prolongamos los extremos de esas líneas hasta su intersección mutua, tendremos cuadrado y área. El todo, pues, resulta de las relaciones entre las partes, y dichas relaciones presuponen que tales partes existen. Por tanto, el todo resulta de la mera existencia de las partes en una de sus modalidades posibles.

    Y pasando al plano físico, donde se suele alegar el socorrido ejemplo del automóvil cuya conducción requiere de cada una de sus partes, sin poder ser éstas conducidas por separado, diré que conducir dista mucho de ser un acto simple como lo es percibir o ser consciente, siendo en cambio divisible en el espacio y en el tiempo. Aunque sea yo quien conduzca y mi coche el que es conducido, el sujeto de la conducción es variable si nos basamos sólo en lo visible o extenso. Del mismo modo, caminar es desplazarse andando, y andar es poner un pie detrás del otro para ese fin. Así, todo lo que se desplace por esta causa y forme parte del mismo organismo, camina. Ahora bien, si la consciencia emerge del cerebro, emergerá de varios lugares del mismo, por pequeños que sean (como el área del cuadrado “emerge” de sus cuatro ángulos tomados en conjunto). Luego habrá partes de esa consciencia en cada ápice del tejido necesario para generarla. Sin embargo, ¿podemos hablar de medias consciencias?

    ¿Qué tienen tus células que no tenga un conjunto de perlas? ¿Acaso no son ambas materia organizada de un determinado modo? Supón que unes las perlas atravesándolas con un hilo, de modo que sea imposible mover una sin que las otras se muevan a su vez. ¿Será esa “capacidad motora” de cualquier perla sobre todas las demás, inexistente antes, una propiedad emergente del sistema?

    No existe ninguna consciencia fuera del cerebro (si bien ésta se da en un punto inextenso de dicho órgano), como no existe ninguna actividad cardíaca fuera del corazón. Yo no niego eso. Niego que sin determinado orden material la substancia no pueda llegar a ser. En otras palabras, niego que la substancia -de la que la consciencia es sólo un predicado- tenga un comienzo en el tiempo y que éste sea a causa de un estado de cosas previo. Y en forma de sorites:

    No hay propiedades emergentes; luego éstas ya existían como parte de la noción de una substancia (o no soy el mismo sujeto hoy que ayer y huelga hablar de selección natural, pues son individuos los que se seleccionan); luego hay sujeto; luego hay predicados inmutables inherentes al mismo; luego el devenir sigue un orden armónico con éstos; luego la evolución de las especies tiene fines (al menos, tantos como individuos).

    Ahora bien, las especies que evolucionan no son sujetos reales como los individuos que las integran (y que no evolucionan). Son abstracciones del lenguaje, agrupaciones imaginarias. Siendo nominalistas y cambiando el sentido normal de las palabras, es legítimo sostener que nada evoluciona, que es la interacción del medio y la herencia genética la que permite el desarrollo de individuos morfológica y/o funcionalmente distintos a sus antecesores. Luego, si nada evoluciona, todo es desde siempre, y el orden, lejos de ser la consecuencia del choque de los cuerpos, es su causa.

    En resumen, ¿qué significa “emerger” en el contexto de las “propiedades emergentes”? ¿El hecho de que el todo sea más que las partes? Ello va en su definición. ¿Será entonces el surgimiento de algo lógicamente indeducible o físicamente ilocalizable? No, ya que he probado que tal cosa es una quimera.

    Y digo que es justo que la ciencia empírica no se ocupe de cuestiones, como la continuidad y congruencia de los sujetos, que escapan a su objeto de estudio, pero no que las desprecie y las excluya con tal de engordar sus hipótesis con ideología.

  • “LaCaspa” es Irich.

  • A menudo, en los forums en que se admiten críticas a la opinión de que la selección natural es la causa del despliegue evolutivo, aparece la pregunta :¿Está emergiendo una nueva teoría de la evolución? ¿Será ésta un matiz a la teoría darwinista, o será una revolución en nuestra concepción de la vida? Yo respondo que sí, que una nueva teoría de la evolución HA DE EMERGER. Pero yo creo que no será un matiz de la teoría darwinista, puesto que ésta es ya lo mejor que han podido dar unas ciencias de la vida basadas en las leyes de lo inerte. La nueva teoría de la evolución deberá explicar los muchos enigmas que todavía arrastramos sobre la evolución y por ello precisará estar fundamentada en un estudio serio y autónomo de LAS LEYES PROPIAS DE LA VIDA. Y esto cuesta, esto implicará replantear (o más bien ampliar) las mismas bases del paradigma científico hoy predominante. Este paradigma todavía parte de las leyes de Newton y del espacio euclidiano para explicar unos fenómenos que ya no siguen esas leyes y que posiblemente ya no se suceden solamente en un espacio euclidiano. La cosa es seria, mucho más seria que las controversias ideológicas entre creacionistas y darwinistas y las disquisiciones sobre si Darwin podría integrar o no todo lo que hoy se conoce por la genética.
    Para empezar deberíamos preguntarnos: ¿Es lo mismo darwinismo que evolucionismo? Hoy existe una gran confusión, alimentada por los mismos seguidores de Darwin, que consiste en identificar su teoría con el mismo concepto de evolución. De modo que si alguien ataca la teoría se le tacha de antievolucionista o se le intenta colgar el estigma de creacionista.
    Frente a ello la ciencia objetiva declara que la evolución es un proceso histórico plenamente documentado, mientras que el darwinismo es sólo una teoría que propone que la selección natural es el mecanismo principal que explica esa evolución, con el añadido de una generación espontánea de la vida.
    Si hemos de fijarnos en la monumental controversia que hoy se ha entablado a nivel mundial entre los científicos que defienden la teoría sintética (neodarwinistas) y los que niegan la evolución, ya sea interpretando la Biblia (creacionistas) o defendiendo un diseño inteligente previo (seguidores del Intelligent Design), habremos de reconocer que el hecho mismo de la evolución nos está superando a todos juntos.
    En esta controversia, la confusión por parte de los dos bandos es evidente. Los partidarios de la selección natural no se limitan a defender su particular interpretación de la evolución, sino que tienden a identificarse como los únicos evolucionistas, los únicos que tienen derecho a hablar de evolución. Los creacionistas, por su parte, no sólo intentan desmontar los argumentos mecanicistas de los primeros, sino que, aprovechando las incógnitas que aún subsisten en la historia geológica, acaban rechazando todo el conjunto, el hecho mismo de la evolución.
    Un factor que agrava la situación es la tendencia, presente en los alegatos de ambas partes, a excluir cualquier otra posibilidad o tercera vía. Esto es una reafirmación de la moda de este último decenio, consistente en dividir a la humanidad, a todos los niveles, en dos bandos irreconciliables de buenos (eje del bien) y malos(eje del mal).
    Parece obvio que esta polémica está resultando estéril, pues cada uno se reafirma en sus posiciones ideológicas mientras que las grandes incógnitas científicas de la evolución siguen ahí, sin que ninguno de los dos bandos aporte ideas nuevas.
    La alternativa a Darwin no es el creacionismo, como se apresuran a decir muchos biólogos en cuanto se sienten débiles en sus argumentos, sino que comencemos a reconocer el estado actual de nuestra ignorancia como primer paso en la búsqueda de un nuevo esquema interpretativo.

  • ¿Es lo mismo darwinismo que evolucionismo?

    Obviamente no.

  • Le doy razón a Dawkins en una cosa, los físicos no tienen en su retaguardia a toda esta tropa(de payasos, aportación mía) distrayéndolos de su trabajo y no me refiero sólo a los creacionistas.

  • Franc, a ti lo que te hace falta es leer *El creacionismo ¡vaya timo!*, de Ernesto Carmena. Es un libro breve pero muy instructivo. Su autor es un divulgador científico de la talla de F. J. Ayala o S. J. Gould. Sin embargo, Carmena se diferencia de ellos en que no trata de ocultar la oposición entre la ciencia y la religión.

  • Hombre, Rawandi. el libro está bien, pero eso de que “Su autor es un divulgador científico de la talla de F. J. Ayala o S. J. Gould” me parece exagerado … además de que a Ayala le falta un universo para acercarse a Gould. La reseña que escribí del libro está aqui.

  • hola, snurps, si lees mi mensaje, me podrias pasar el libro del Monte improbable de Dawkins? te lo agradecería mucho =)
    mi mail es daniel_barona1981@yahoo.com

Responder a LaCaspa Cancelar respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Conoce cómo se procesan los datos de tus comentarios.