¿Margulis?

Se acaba de publicar en PLoS el resultado de una investigación cuando menos interesante.

Es sabido el mecanismo de aislamiento reproductivo como origen de nuevas especies. Cuando las barreras de aislamiento se solapan, es posible la hibridación estre las nuevas especies que se están formando o que ya existen.

En este trabajo, con las especies de Drosophila, D. recens y D. subquinaria, se observó el efecto de la infección con la bacteria Wolbachia, y se dan interesantes sucesos. Esta bacteria es capaz de infectar Drosophila recens, pero no a su especie hermana.

  • Cuando un macho de recens infectado se aparea con una hembra de subquinaria no infectada, la descendencia no es viable debido a un mecanismo denominado incompatibilidad citoplasmática.
  • Cuando una hembra de recens infectada tiene descencia con un macho subquinaria no infectado, la descendencia es viable y las hembras son fértiles (aunque no los machos).

En su hábitat natural, como se observa en el mapa, ambas especies mantienen condiciones simpátridas (compartiendo el mismo territorio, se encuentran aisladas reproductivamente en el centro de Canadá), al mismo tiempo que alopátridas (subquinaria en el oeste y recens en el este de Norteamérica).

En laboratorio, se observó que subquinaria no infectadas de las regiones simpátridas nunca se apareaban con los machos recens, mientras esto sí ocurría en las regiones alopátridas. Esto implicaría algún tipo de aislamiento reproductivo, más allá del geográfico, en el que estarían implicadas las bacterias.

Aconsejo seriamente leer el artículo referido, pues entra en muchos más detalles de los que, modestamente, aquí he traducido.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

9 comentarios

  • Selección natural en favor de una mejor discriminación de los individuos infectados. Un caso de especiación en el que aparecen endosimbiontes, pero en el que intervienen los procesos típicos de la teoría sintética que Margulis tanto odia ;o)
    Recordemos que según su teoría de la “simbiogénesis”, la simbiosis entre dos organismos es lo que produce directamente y de golpe, la aparición de una nueva especie.

  • Paleo, imagino que habrás leído el resto del artículo. Estos ejemplos “del todo vale” en la especiación me encantan y me ilustran bastante bien lo inútiles y sinsentido que son muchas discusiones acerca de darwinismo, no-darwinismo y bla bla bla

  • Pero es que no todo vale :o)
    Valen algunas cositas, incluidas algunas rarezas. De momento, el mecanismo propuesto por Margulis no vale mucho.

  • Pero entiendes la esencia de mi comentario y que yo también digo que no todo vale, sólo era una forma hiperbólica de expresarlo.

  • De acuerdo. Mira, aquí hay otra noticia sobre endosimbiontes (Que evolucionan poco a poco, del modo usual, y no mediante fusiones mágicas repentinas e independientes de la selección natural)

  • Paleo: siempre que te leo me quedo con la impresión de que tratas a Margulis con mucha dureza. Ya sé que ella ataca a menudo el neodarwinismo, pero independientemente de su posición ideológica (porque creo que aquí está metida la ideología), el modelo de simbiogénesis que le he leído a mí no me resulta en absoluto incompatible con la evolución gradual de los cosimbiontes, y esa coevolución debió darse gracias a la acumulación progresiva de variaciones transmisibles a la herencia sometidas a la selección natural. Es cierto que plantea la posibilidad de que puedan surgir nuevas especies de la noche a la mañana en el caso de una hibridación accidental de especies no emparentadas (para lo que supongo que es preciso que tengan el mismo número de cromosomas), pero también existe al menos otro fenómeno, relativamente frecuente en botánica, que da origen al surgimiento de nuevas especies de la noche a la mañana; hablo de la duplicación cromosómica. No veo en todo ello ningún problema teórico importante, puesto que tengo claro que los nuevos individuos van a verse sometidos a la selección natural como todo bicho viviente.

    Hay una aportación importante, a mi entender, de Margulis que no sé si quieres ver. Aunque ella no haya sido la primera en teorizar el surgimiento de especies nuevas por simbiosis, sí ha sido la que ha dado más fuerza a la teoría. Antes de que ella comenzara a defender en todas partes el origen simbiogénico de mitocondrias y cloroplastos ¿cúantas personas se tomaban en serio esa hipótesis? Creo que hay una cuestión que valoras poco en este fenómeno, en relación con el de la selección natural, y es que el conocimiento de esta última no capacitó a la comunidad científica para reconocer la existencia de la primera. Quizá de aquí venga la manía de Margulis a reconocer la importancia de la selección natural a la que sin duda estuvieron sometidos todas las especies surgidas de un modo u otro.

    Si lees esto, te agradeceré que contestes, pues me quedo con las ganas en este tema cada vez que te leo.

  • BUenas, Txema. Estoy totalmente de acuerdo contigo. Y es cierto, al menos en cierto modo, que Margulis concede una importancia casi exclusiva a la endosimbiosis (o al menos a la acción de los microorganismos) como mecanismo generador de nuevas especies. Imagino que será producto del rechazo que sufrió, al principio, cuando largó a los cuatro vientos su hipótesis.
    Cuestión aparte, por cierto, es la aversión que siente por los “matemáticos” de la evolución. Algún día escribiré algo al respecto.

  • Espero ese día. Pienso que siente aversión por los “matemáticos” porque le repelen todos los términos biológicos que recuerden a la economía.

    Si piensas que mientras a ella le negaban el pan y la sal había profanos como Robert Ardrey forrándose con libros supuestamente científicos como “la hipótesis del cazador” que casi se vendió como un best-seller y que no era nada más que la justificación de la ideología más reaccionaria disfrazada de biologia, no es de extrañar que esté tan quemada.

    Fantaseo pensando que cuando Margulis escucha expresiones tales como “eficacia biológica” o “ahorro energético” cruza los dedos y grita: “¡lagarto, lagarto!” Y tendría razón: un lagarto tostándose al sol podría ser un ejemplo… 🙂

  • “Paleo: siempre que te leo me quedo con la impresión de que tratas a Margulis con mucha dureza.”

    ¡Pero si ahora me he portado bien!

    “el modelo de simbiogénesis que le he leído a mí no me resulta en absoluto incompatible con la evolución gradual de los cosimbiontes, y esa coevolución debió darse gracias a la acumulación progresiva de variaciones transmisibles a la herencia sometidas a la selección natural.”

    Bueno, pero eso te lo parece a ti. Margulis, en cambio, no puede admitir que la endosimbiosis sea un proceso gradual dirigido por selección natural, y ése es precisamente el argumento más contundente frente a sus ataques a la teoría sintética, y el que más le duele a ella (aunque no a ti ni a mí). De todos modos creo que estás confundiendo la teoría de la endosimbiosis serial de la célula eucariota con la teoría de la simbiogénesis. La primera está muy comprobada en lo que respecta a la mitocondria y el cloroplasto (no tanto en lo demás), mientras que la segunda pretende ser una alternativa total a la teoría sintética, y a mí me parece un disparate.

    “Hay una aportación importante, a mi entender, de Margulis que no sé si quieres ver”

    Nunca he dejado de reconocer el mérito de Margulis en el establecimiento de la endosimbiosis como origen de la mitocondria y el cloroplasto. Eso es muy diferente al origen de “especies nuevas”, que conste.
    Txema, no se trata de reconocer a Margulis “algo”. Se trata de criticar hipótesis concretas, o actitudes concretas frente a la ciencia, independientemente de quién las sostenga o de las motivaciones personales que tenga.Te puedes reir de las afirmaciones bestiales que hace Margulis sin dejar de reconocer lo que sí hizo bien.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Conoce cómo se procesan los datos de tus comentarios.