Los que más se afanan por buscar pareja son los de menos cerebro

Ya se escribió aquí algo sobre el tamaño del cerebro en los primates y su relación con la inteligencia. Lo que ahora se publica en PLoS ONE tiene que ver con el asunto, aunque transversalmente. El increíble incremento de la masa cerebral en los primates se ha explicado de muchas maneras, como, por ejemplo, que es consecuencia de la complejidad social. Precisamente en el córtex prefrontal es donde residen las habilidades sociales y de orden superior, que serían seleccionadas a favor.

En el trabajo de Michael A. Schillaci se busca una relación entre el tamaño del cerebro y la selección sexual, vista esta como competencia entre el esperma (se mide el tamaño de los testículos) y la búsqueda de pareja por parte de los machos (estimada como variación en el dimorfismo sexual).

Los curiosos resultados parecen indicar que la relación es de tipo negativo, a saber: no existe una relación entre el tamaño de los testículos y el del cerebro y, lo que es más interesante, que la relación entre la talla encefálica y la búsqueda de pareja es negativa.

En el gráfico se muestra la regresión negativa del tamaño del cerebro respecto del dimorfismo sexual.
Dicho de otro modo, los que más se afanan por buscar pareja son los de menos cerebro, tal cual. O sea, que, finalmente, la monogamia es la que sí habría posibilitado o favorecido, de alguna manera, el incremento de la masa encefálica en primates.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Print Friendly
Puedes dejar una respuesta, o trackback desde tu sitio web.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

Featuring Recent Posts WordPress Widget development by YD