El secreto de Darwin

Leer novela histórica siempre es peligroso. Hay que hacerlo con cuatro ojos, cribando lo que es histórico y de lo que es ficticio. Por eso es un género tramposo por naturaleza, aunque lo diga uno que no lo visita con mucha frecuencia.

En este género se encuadra El secreto de Darwin, escrito por John Darnton y publicado por Planeta, y ya el subtítulo nos adentra en el peligro que mencionaba en el primer párrafo: “Una novela sobre la verdad oculta tras la mayor conquista científica de la historia“.

La pretensión del autor, del todo lícita y astuta, es adentrarse en la búsqueda de la respuesta a uno de los enigmas más intrigantes en la biografía de Darwin: ¿por qué tardó veintitrés años en publicar “El Origen …” tras regresar de su viaje del Beagle, teniendo ya todos sus ingredientes a punto? Astuta porque se aprovecha de algunas lagunas históricas al respecto, principalmente, lo poco que se sabe de una de las hijas de Darwin, Elisabeth, que pasa a ser aquí una de las protagonistas indiscutibles, además de tomarse algunas licencias sobre otros personajes, como con Robert McCormick, médico de a bordo, que dejó, una vez que aceptó su posición de segundón, el Beagle en Río de Janeiro en 1832.

La novela basa su estructura en tres pilares: los diarios de Elisabeth, la narración novelada del viaje del Beagle y una historia contemporánea entre los dos protagonistas que desvelarán el secreto. En este sentido, la novela es atrayente, engancha y resulta interesante, sobre todo para los que ya tienen alguna información al respecto, a los que gustará imaginar que se comparten esos momentos históricos.

En cuanto a los pasajes estrictamente científicos, están justamente tratados, sin profundizar demasiado en detalles técnicos, y dejando, como casi siempre en estos casos, una visión de la idea de Darwin de lo más tradicional e imprecisa: supervivencia del más fuerte.

Como tampoco se trata aquí de desvelar detalles de la intriga, sí que voy a transcribir un párrafo del comienzo de la obra. Se trata de una conversación entre los dos protagonistas contemporáneos acerca de Darwin. Uno de ellos le dice al otro:

– Tienes a un tipo que da la vuelta al mundo, vive toda clase de aventuras, cabalga con los gauchos y después regresa a casa y nunca más se mueve. ¿Tú cómo lo interpretas? ¿Qué pasa con sus enfermedades? Tiene todas las que aparecen en los libros. Era un hospital ambulante. ¿Vas a decirme que eso es normal? Tiene una teoría que pondrá el mundo al revés y lo hará famoso, pero es incapaz de publicarla hasta al cabo de veinte años. ¿No te parece estraño?

Como curiosidad, existe otra obra del mismo título, de Manuel Valdivia, y que se basa en los escritos de Angus McCormick, pariente de Robert, que estuvo en el Beagle en 1830 en viajes anteriores a la Tierra de Fuego. Este libro fue declarado de interés cultural por la cámara de diputados argentina. Cosas de la búsqueda en la Red.

PS.: Se me olvidó comentar un detalle importante acerca del libro, y es que, cuestión rara en estos casos, el autor nos obsequia al final con una breve pero jugosa bibliografía y, lo que es más raro aún, su editor/traductor español nos indica en qué casos ese libro está traducido al español y su referencia. De agradecer, desde luego.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

10 comentarios

  • Definitivamente, Darwin está de moda. Quizá sea algo pasajero, o quizá se deba al relativamente próximo 200 aniversario de su nacimiento (y 150 de la publicación de “El Origen de las Especies…”). El caso es que hay cosas relacionadas con Darwin por todas partes: estos dos libros (que no conocía), una película biográfica, una biografía de su tataranieto (aunque esta es más antigua), la réplica del Beagle y la realización de su mítico viaje… En fin, que van a ser unos años, cuando menos, interesantes para todos los que tenemos algo de curiosidad por esto de la evolución.

    En cuanto al libro del que hablas, tienes razón. A veces las novelas “históricas” mezclan un poco churras con merinas, pero bueno… Licencias literarias que se llaman. Tampoco nos podemos quejar, ya que no son tratados de historia. En cualquier caso, creo que me haré del libro, ya que despertaste mi curiosidad :p jeje.

    Un saludo

  • Evolutionibus

    Ya me contarás. Por cierto, que en los años 80 pasaron por TV una serie por capítulos sobre la vida de Darwin que me marcó bastante … nunca más he vuelto a saber de ella y, por más que busco, no la encuentro. Sé que era inglesa … ¿alguien se acuerda?

  • ¿Podría ser esta?

  • En los ochenta yo estaba… como decirlo… “ocupada en otra vida”. Añadiré a la lista de pendientes el libro (aunque aviso que es una lista muy grande). La verdad es que aunque no sean de lo más correctos en cuanto a hechos científicos, hay que agradecer la existencia de estos libros ya que así, a lo mejor, alguna de esas personas que ve El Origen como un gran tocho, se plantea leer algo más… más novela. Y eso siempre es bueno…

  • Evolutionibus

    Podría ser, Fr3dY. Por algo dice “For some inexplicable circumstances or reasons which are known only to the BBC, this film has never been released to the public.”

  • Darwin and the Mysterious Mr. X, Loren Eiseley. J. M. Dent & Sons, London:1979
    http://www.bradburyac.mistral.co.uk/dar0.html
    Menos novelitas y más datos. El enfermo imaginario Charles, vivió angustiado por profundas razones.

  • Evolutionibus

    Ilústranos.

  • eres un genio

  • El secreto de Darwin, desde el momento que se dice que es novela es obvio que entra la duda, sin embargo, es importante haber leido antes el origen de las especies para que podamos distinguir la realidad de la ficción

  • Reinerio Ramirez Pereira

    interesante

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Conoce cómo se procesan los datos de tus comentarios.