¿Son los principios morales producto de la selección natural?

– ¿Cree usted en un dios?

– No, me considero ateo. No veo necesaria su existencia.

– Pero, entonces, carece por completo de cualquier tipo de moral y rige sus actos exclusivamente por su egoísmo y conveniencia. Dicho de otro modo, es usted un inmoral.

Situaciones de este tipo son los principales argumentos de las personas que creen en algún tipo de deidad, especialmente si se trata de fanáticos religiosos, sean del color que sean. Según estos colectivos, sólo la religión nos puede proporcionar una moral sólida que nos dé unos principios justos para con nuestros semejantes.

hauser.jpgSin embargo, esto no parece ser así. De hecho, se está demostrando que los principios morales básicos son universales en casi todas las culturas y en personas religiosas o ateas.

Los estudios más recientes sobre esta cuestión son los realizados por el biólogo Marc Hauser, de la Universidad de Harvard. Sus trabajos, publicados en su libro Moral Minds: How Nature Designed Our Universal Sense of Right and Wrong (“Mentes morales: cómo la naturaleza diseñó nuestro sentido universal de lo correcto y lo incorrecto“), consisten en lo que se llaman dilemas morales: situaciones más menos ficticias y extremas en las que el sujeto debe valorar si es asumible o no la solución que se propone. Estas pruebas se hacen a través de internet (increíblemente, están disponibles en español). Un ejemplo de situación de este tipo es la que sigue:

Ned hace su caminata diaria cerca de la vía de tren cuando se da cuenta de que el tren que se aproxima está fuera de control. Ned ve lo que ha ocurrido: el maquinista del tren vio a cinco hombres cruzando la vía y trató de frenar, pero los frenos fallaron y ahora los hombres no podrán salir de la vía a tiempo. Afortunadamente, Ned está parado al lado de un interruptor que él puede activar, y desviar al tren temporalmente hacia otra vía. Hay un objeto pesado en la otra vía. Si el tren se estrella con el objeto, el objeto desacelerará el tren, dando así tiempo a los hombres para escapar. Desafortunadamente, el objeto pesado es otro hombre, parado de espalda en la vía lateral. Ned puede activar al interruptor, evitando así que el tren mate a los cinco hombres, pero sacrificando a la otra persona. Ned también puede no activar el interruptor, dejando que los cinco se mueran.

Según los trabajos de Hauser (citado por Dawkins en “El espejismo de Dios”) el 90% de las personas sacrificarían a uno para matar salvar a cinco, independientemente de si estas personas eran religiosas o ateas. Lo mismo parece ocurrir con otros dilemas morales.

Hauser propone que, de alguna manera, la selección natural ha producido en el ser humano una especie de gramática moral universal, que nos facilita tomar rápidas decisiones en caso de que se nos planteen dilemas éticos. En una entrevista en Discovery Magazine, establece una analogía con las ideas de Noam Chomsky acerca de que los seres humanos poseemos, de modo innato, unas reglas gramáticas universales, en el sentido de que, cuando nos expresamos, no buscamos voluntariamente las estructuras gramáticales, sino que estas fluyen inconscientemente de nuestro cerebro. Es tan propia esta moral básica de la naturaleza humana, que los bebés de 15 meses ya serían sensibles a los deseos ajenos.

Uno de los aspectos que harían de la moral una característica adaptativa es que nos da cierto nivel de pertenencia a un grupo.

Existe la creencia generalizada de que religión es sinónimo de moralidad, dice Hauser, y de que si se es ateo se carece por completo de moral. “That is just wrong“. Es del todo falso, pues la conclusión es que, por mucha educación religiosa que se haya tenido y muy creyente que se sea, se demuestra que los juicios morales de los ateos son idénticos.

Richard Dawkins, en “El espejismo de DIOS” dedica parte de un capítulo a esta cuestión y a este trabajo. Lo concluye con la siguiente frase: “No necesitamos a Dios para ser buenos – o malos“.

Más información:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...