Altruismo en hormigas

E. O. Wilson, fundador de la Sociobiología, postuló que las conductas de los animales no son explicables sólo por condiciones culturales o ambientales, sino que son hereditarias y que la selección natural actúa sobre ellas. Un ejemplo de este tipo de conductas sería el altruismo.

¿Cómo puede seleccionarse positivamente una conducta que, para el que la lleva a cabo, puede resultar letal o, al menos, perjudicial en algún sentido? La respuesta sería que si la conducta altruista favorece, en alguna medida, a la mayoría de la población, esta se fija; si la conducta no es positiva, se pierde o se hace menos frecuente.

Acaba de publicarse en Animal Behaviour un caso de altruismo en las hormigas de Centro y Sudamérica, las típicas marabuntas (army ants en inglés) de cientos de miles de individuos, de la especie Eciton burchellii.

altruismohormigas.jpg

Se ha demostrado que, cuando existen irregularidades en el terreno (las pruebas se han hecho con agujeros), algunos individuos las tapan con sus cuerpos para que los demás puedan atravesarlos con comodidad. Se llegó a observar, incluso, que las hormigas calculaban de alguna manera qué tamaño de cuerpo era mejor para cada agujero.

Según uno de los autores, Scott Powell, han demostrado que un simple y sencillo comportamiento llevado a cabo por una minoría redunda en beneficio de toda la población. En concreto, este comportamiento facilita una mayor velocidad de movimiento de la marabunta y una mayor efectividad a la hora de capturar más presas.

Más información:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...