Juguemos a “Ser moderado puede resultar confuso en ciencia”

Estoy acabando de leer un libro de una tanda de dos que me he impuesto a mi mismo. La temática de ambos la darán lo párrafos que transcribiré, y sus títulos y comentarios algo más extensos los dejaré para una posterior historia.

El título de este artículo quiere hacer referencia a la famosa frase “los extremos se tocan“, pero al revés, porque lo que aquí tenemos es que la moderación en determinadas ocasiones puede resultar bastante perjudicial para definir posturas, incluso dando pie a que se interprete justo lo contrario de lo que el proponente trata de decirnos. No es que sea partidario, por sistema, de posturas extremas en general, pero sí que me interesan más las definiciones claras dadas por personas que no quieren que se les malinterprete, aún a riesgo de ser impopular en algún círculo.

Así que voy a proponer un juego (que espero que no sea un solitario) que consiste en acertar quién o a qué postura se adscriben los siguientes párrafos.

Párrafo 1:

Es posible creer que Dios creó el mundo mientras también se acepta que los planetas, las montañas, las plantas y los animales surgieron, tras la creación inicial, a través de procesos naturales. Dicho en lenguaje teológico, Dios podría actuar por medio de causas secundarias. Del mismo modo, al nivel personal del individuo, puedo creer que soy una criatura de Dios sin por ello negar que me desarrollara a partir de una sola célula en el útero de mi madre por medio de procesos naturales.

Párrafo 2:

Un último asunto al que debo referirme antes de empezar es mi visión religiosa personal (…). Creo que existe un Dios que pudo crear de la nada si así quiso hacerlo, pero que también haber optado por obrar mediante un proceso evolutivo natural.

A quien acierte, le hago un blockquote de su comentario.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...