De vacaciones a Mongolia

Si yo fuera paleontólogo, me iría con Jack Horner a cazar dinosaurios a Mongolia. Ocurre que, seguramente, él no me querría en su expedición, pero lo cuento por hacer algo de literatura fantástica.

Sanz ya nos introducía en su Cazadores de Dragones a este personaje, y estamos de suerte, porque ahora nos cuentan de primera mano una de sus aventuras en el país de Genghis Khan y del urga.
Horner está empeñado en fósiles de Psittacosaurus, no por ninguna razón especial, sino porque son muy cotizados entre los coleccionistas y el mundo comercial que rodea esta “mercancía”. Así que la intención era “cazar” cuantos más mejor, y, finalmente se hizo con un total de 67 esqueletos. Mientras, Ann Marie Gardner, que es la que nos relata todo esto, se lo pasó bomba.

Mongolia es, desde las primeras expediciones de Roy Chapman, en los años 20 del siglo pasado, uno de los principales destinos para paleontólogos interesados en los dinosaurios. En los años del comunismo, estaba proyectado un gran museo para depositar y exponer parte de lo encontrado, pero, a la caída del régimen comunista el proyecto se paralizó y, ante el volumen ingente de restos encontrados, parece que hoy día se encuentran prácticamente almacenados en cuartos de la Universidad de Ciencia y Tecnología de Mongolia.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Print Friendly
Puedes dejar una respuesta, o trackback desde tu sitio web.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

Featuring Recent Posts WordPress Widget development by YD