Control y evolución de la reproducción asexual en el espinazo del diablo

El espinazo del diablo o Kalanchoe daigremontiana es una planta curiosa. Incapaz de producir semillas, su reproducción es vegetativa, de tal modo que a lo largo del borde de sus hojas se disponen infinidad de plántulas perfectamente formadas y preparadas para caer al suelo y enraizar, un táctica muy útil dado su hábitat natural.

Kalanchoe daigremontiana. Wikipedia.

Esta característica, la incapacidad de reproducirse sexualmente y hacerlo sólo de modo asexual, depende, cómo no, de ciertos genes: STM y LEC, el primero de los cuales controla el crecimiento (organogénesis) y el segundo la formación de semillas (embriogénesis), de tal forma que la expresión del primero, el STM, es fundamental para la formación de plántulas en Kalanchoe.

Sin embargo, existe otra particularidad. En la mayoría de las plantas, el gen LEC, como parace obvio, se expresa en las semillas, pero en Kalanchoe lo hace también en las hojas, en una versión que se llama LEC1. Y, curiosamente, si se transfiere esa variante a otras especies, les es imposible formar semillas viables. Así que, según los autores del trabajo publicado en PNAS, Koolachus ha perdido la capacidad de perder semillas pero, de algún modo, transfiere algo de lo relacionado con el desarrollo embrionario a la hoja para formar plántulas.

El fenómeno, según Sinha y sus colaboradores, es que proporciona una evidencia de que la reproducción asexual en este grupo se originó como un proceso de organogénesis que luego precisó de un programa de embriogénesis en respuesta a la pérdida de reproducción sexual.

Más información:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...