Jacob y Monod en un campo de concentración español

Frente a algunos que siguen empeñados en perpetuar la leyenda de que el franquismo fue una especie de régimen dulce y nada parecido a los excesos del nacionalsocialismo alemán, otros siguen desenterrando pruebas, unas forenses y otras bibliográficas, que apuntan a todo lo contrario.

Publican hoy en El País una historia acerca del último campo de concentración cerrado en España (1947), y en el que estuvieron prisioneros, al parecer, Jacob y Monod, ambos posteriores Nobel y descubridores del operón lac que se enseña en los textos de bachillerato. Rojazos que serían.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

4 comentarios

  • Irrita bastante leer la última consigna política sociata con la coartada de un blog científico. Es asombroso cómo metes en el primer párrafo no menos de cuatro sofismas de los peores que pueden usar los magufos. Verás a qué apesta todo esto que hacéis algunos:

    Primero: No existe la leyenda de que el régimen de Franco fue dulce, muchísimo menos durante la posguerra. Es una argumento de falsa atribución para ir acomodando lo que si es una falsificación.

    Segundo. La falsificación consiste en este caso en comparar el régimen de Franco con el nazi. Es decir, del desmentido de una falsa leyenda da un salto enorme para llegar a la trola de Franco=Hitler. ¿Habrá casos intermedios entre “no era dulce” y “era como los nazis”? No es una manera muy de científico ese razonamiento.

    Tercero. Lo que están desenterrando apunta a lo que ya sabiamos, una guerra atroz. También apunta a otra cosa que también sabíamos, que el régimen republicano era criminal, de inspiración típicamente soviética, con sacas de madrugada y ejecuciones de “los enemigos de clase”.

    Cuarto. El País sistemáticamente silencia (o delega a páginas enterradas entre noticias irrelevantes) casos que abonan la idea de lo criminal de las autoridades republicanas durante la guerra y casos que rayan el ridículo, como el desmentido de una noticia (esta sí en primerísima página) de unos “fusilados” por los franquistas que resultaron ser huesos de animales.

    La ley de memoria histórica es una esquema de manipulación para legitimar un regimen criminal como el de la segunda república por la vía de dar muchísimo dinero a quien se preste a ofrecer a Zapatero lo que quiere (“soy un rojo”).

    Por último. Vistos los fiascos y la vocación manipuladora de El País, el reportaje queda en cuarentena hasta que confirmemos su realidad por otras fuentes, no sea que nos encontremos que sea el cuñado de la prima de Monod el que pasó cerca de donde una vez hubo un campo de concentración durante la guerra civil.

  • La segunda república nunca necesitó ninguna legitimación. Era el gobierno legítimo. Contra ese gobierno se levantó la ralea del poder: riqueza, iglesia y ejército. Ellos fueron los fuera de la ley. De ellos fue el golpe de estado y el comienzo de las atrocidades. El régimen franquista siempre necesitó legitimación, y jamás la consiguió. Logró, eso sí, la complicidad de muchos que, siendo contrarios a la dictadura, decidieron hacer borrón y cuenta nueva cuando esta cayó.

    Interesa saber si es cierto que François Jacob y Jacques Monod fueron combatientes por la república. Desconozco ese dato. Dudo de que sea cierto, pues Jacob era muy joven cuando comenzó la guerra. Monod tenía diez años más y tomó parte en la resistencia. Aparece este dato en la mayoría de las biografías que he visto, pero nada dicen de que hubiera estado preso en España.

    Estos hombres recibieron el premio Nobel por sus méritos científicos. Eso sí les fue reconocido. Si al final (cosa que dudo) resultase cierto que fueron parte de los que tuvieron el valor de colaborar con el pueblo español en su suelo ensangrentado, ¿cuándo se les reconoció su esfuerzo en la lucha contra la barbarie?

  • Una más de política y borro este blog de mis favoritos. Que asco de política, mi abuela decía “la política para los políticos que viven de ella”, gente sabia que vivió la Guerra Civil, allí todos eran unos H.P., como dice un escritor de mucho éxito…

  • Sr Pravda. Perdón por la tardanza.

    Primero: no sé qué edad tiene usted, pero con la que yo tengo sufrí el machaqueo continuo de que la dictadura de Franco era bien suavita. Que no lo fue lo supe mucho después.
    Segundo: hombre, cuantitativamente, Franco no se acercó ni de lejos a los asesinatos en masa del nazismo ni del stalinismo, pero en lo cualitativo, las motivaciones eran casi las mismas: eliminar al adversario, además de las paranoias sobre las razas inferiores.
    Tercero: de acuerdo, pero las víctimas de los “prosoviéticos” como los llamas ya fueron resarcidas en su momento por los ganadores. De lo que se habla ahora es de los que no lo fueron.
    Cuarto: tus motivaciones para decir esto me las imagino, así que no entro en el tema.

    Por último, la memoria histórica pretende lo mismo que ha hecho cualquier país que haya pasado por lo mismo que el nuestro, pero no con 35 años de retraso. ¿TE parece mal también lo que se hace en Argentina, Chile, Alemania, etc?

    Macho, y con tu primera frase ya te etiquetas.

    Juan, hombre, en el subtítulo del blog pone “algo de opinión” ¿Puedo, no?

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Conoce cómo se procesan los datos de tus comentarios.