¿Qué le dirías a alguien que comprara esto?

En uno de los grupos de Google me encuentro tres chistes que resultan, finalmente, no serlo. Se trata de tres preparados homeopáticos: una dilución del muro de Berlín, otra del canto de los delfines y una tercera de leche en polvo cometida a la luz de Saturno a través de un telescopio. Por supuesto, no encuentro las indicaciones para semejantes remedios, pero supongo que da igual, porque si crees que el canto de un delfín “diluido” (¿cómo?) te va a curar de algo, seguro que te cura y nunca admirás que no lo  ha hecho, especialmente por no asumir que has tirado 4.45 libras en comprimidos de nada.

Rayos, ya se que este tema es un poco persistente últimamente en el blog (y también en la red dado lo reciente del suicidio homeopático, finalmente sin víctimas) pero es que, sinceramente, tengo una curiosidad que me come por dentro, y es qué le digo a alguien que conozca y que se haya gastado su dinero en estos preparados. ¿Qué tipo de personas caen en estas superticiones medievales? ¿No les da vergüenza a ciertos profesionales de la medicina y farmacia compartir y difundir estas supercherías?

Sigo sin una respuesta. ¿Y ustedes?

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...