Dawkins, las mujeres musulmanas, Rebecca Watson y los chicles

Conocí ayer a través de Phil Plait una polémica originada a partir de un comentario de Richard Dawkins en el blog de PZ Myers, surgido a su vez a raíz de un video (minuto 4:30 aproximadamente) posteado por Rebecca Watson, del blog Skepchick.

Se puede leer todo a este respecto en los enlaces que se marcan, pero básicamente la polémica surge cuando Dawkins compara la agresión que siente una mujer (sola en un ascensor con un hombre el cual le pide que vaya con él a tomarse un café a su habitación) con la que sentiría el propio Dawkins si viera a alguien escupir  mascar un chicle en su presencia.

A partir de aquí, se califica a Dawkins de sexista:

Is Richard Dawkins a sexist? In my opinion, he certainly seems to be, on the basis of this evidence. To compare the discomfort of a women being propositioned in a lift with his aesthetic displeasure of another man chewing gum is actually difficult to construe in any other way. (David Allen Green)

Gran parte de las argumentaciones de Dawkins contra los dogmas religiosos se basan, precisamente, en su falta de respecto hacia la mujer.

¿Qué opináis al respecto?

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

10 comentarios

  • Imagina que vas en un ascensor a las 4 de la mañana a solas con una persona de raza negra y esa persona me dice, amablemente y con una sonrisa, “¡hola! ¡que cartera más bonita tienes! ¿te vienes a mi apartamento a tomar un café?”. Es posible que te sientas incómodo, sí, ¿pero consideras a eso una agresión? Es más, cuénta en público que te sentiste agredido y te ganará una bonita losa permanente con el título de “racista”.

    Pues lo que le ocurrió a la señorita Rebeca fue exactamente lo mismo, sólo que ni el tipo era negro ni hablaba de su cartera, sino de sus curvas. Pero resulta que los sexistas son todos aquellos que no comparten su punto de vista y no están dispuestos a considerar esa situación una “agresión”.

    Lo de Dawkins es mear fuera del tiesto, y hasta veo normal que le entrara el calentón cuando una tipa aprovecha una situación completamente absurda para ganar notoriedad pública a costa de otras muchas mujeres que realmente sí tendrían todos los motivos del mundo para sentirse agredidas.

  • Yo no estaba presente en el ascensor, pero puedo imaginar una escena muy amable o muy incómoda. En el primer caso no se trata de lo mismo que en el segundo caso.

    Mucha gente dirá ¿por qué no se puede invitar a tu habitación a tomar un café a una señorita en un ascensor? Quizá no era la señorita adecuada o, quizá, el hombre no fue lo suficientemente amable y delicado.

    En definitiva, que no me parece que esta escena sea denigrante “per se”, sino en según qué condiciones. Y no hace falta ser mujer para sentirse incómodo en un ascensor, por cierto.

    ¿Me equivoco de punto de vista?

    • El tema ni siquiera es si el tipo del ascensor fue o no amable en sus sugerencias a Rebecca. De hecho, quiero suponer que así fue y me explico: puestos a ser grosero no le dices a una mujer “te encuentro muy interesante y te invito a mi habitación a tomar un café”.

      Citando a Phil Plait: “This man may have had nothing but noble intentions, but that doesn’t matter. Being alone in an elevator with a man late at night is uncomfortable for any woman, even if the man is silent. But when he hits on her? There’s no way to avoid a predatory vibe here, and that’s unacceptable. A situation like this can lead to sexual assault”.

      ¿Sinceramente, ves normal que una mujer tenga que sentirse incómoda o “agredida” por compartir un ascensor con un hombre, aunque esté calladito en un rincón y ni la mire? Si denuncias este hecho siendo la “persona que te hace sentir incómoda” un inmigrante, ¿qué ocurriría?.

      Así que resumiendo un poco lo que quiero decir: Rebecca se pudo sentir incómoda, bien, pero no comparto el punto de vista de “lo duro que es ser mujer” que pretende escenificar con su anécdota.

      Y que gente como Phil Plait, que se suponen con dos dedos de frente, lleguen al extremo de soltar perlas como las que copio arriba ya me parece directamente de risa, si no fuera por lo triste que resulta.

  • En un recinto angosto como un ascensor, el espacio personal forma parte de la comunicación no verbal. Todos (hombres y mujeres), sentimos nerviosismo, enfado, irritación o temor cuando lo invaden.
    Las mujeres en general, suelen reaccionar de forma negativa; así algo tan natural como el intercambio de feromonas es interpretado como una agresión.

    (Creo que ya sabes lo que pienso de los extremos)

    Lo mas fácil hubiera sido: “Ante el vicio de pedir, la virtud de no dar”.

    Pero creo (no traduzco muy bien), ¿que se intuyen otros intereses publicitarios o así?

  • Dawkins es un tipo que o adoras o detestas, en general (personalmente, me encuentro en el primer grupo, pero no llego a la adoración … algunas tácticas de su dialéctica son discutibles).

    Y sí, parece ser que se le reprocha el haberse hecho publicidad de sí mismo, algo insostenible, ¿a estas alturas Dawkins necesita publicidad? Lo dudo.

    En estos tiempos de lo políticamente correcto hay muchas cosas de sentido común que se convierten en deleznables, y ya no se sabe qué está permitido y qué no.

    Si no sabes muy bien quién es Dawkins, se invito a leer estas hhistorias del blog: http://blog.evolutionibus.info/?s=dawkins&x=0&y=0

  • Hola:
    Llego un poco tarde a la conversación pero tenía retraso leyendo los feeds. En primer lugar me parece absurda la posición de esa señora de sentirse agredida porque un hombre le hiciera proposiciones, desde el respeto, en un ascensor. A lo mejor para sentirse cómoda le habría ido mejor si el hombre fuera atado en una esquina y con una capucha en la cabeza, entonces no se sentiría observada ni acosada ni agredida sexualmente.
    Creo que los extremos a los que están llegando las cosas en esta sociedad van a derivar en que no podamos dar los buenos días a una mujer sin que nos acusen de violadores en potencia y, si encima se escudan en la situación de la mujer en el islam, donde realmente están sometidas a vejaciones de todo tipo, incluyendo una policía religiosa que puede azotar a aquellas mujeres cuya vestimenta no se ajuste a la moral…
    Yo no soy un fan de Dawkins en el sentido de que si bien admiro su labor y disfruto de sus documentales en los que destroza a los charlatanes, tampoco me dedico a seguirle asiduamente y sólo he leído alguno de sus libros, pero comprendo desde el fondo de mi corazón que se indignara ante las estupideces, politicamente correctas, eso si, que ha dicho la mujer esa y entrara al trapo.

  • Hola primero que nada soy nuevo aquí saludos a todos.

    Segundo una pequeña corrección el texto en ingles no de Dawkins no habla de una persona escupiendo un chicle sino mascando un chicle. Hago la aclaración porque escupir un chicle sí que sería molesto y de mala educación. Mascar un chicle puede resultar molesto para algunas personas pero no para otras y definitivamente la persona que lo masca no lo hace con intención de ofender a nadie.

    Y estoy de acuerdo con Dawkins invitar a alguien a tomar un café no es intrínsecamente ofensivo, puede ser ofensivo en la percepción de la señorita en cuestión, pero no para todos y no puede considerarse una agresión porque esta forzando a la dama de ninguna manera. El tipo seguramente es muy liviano y seguramente quería más que un café, pero en todo momento respeta la decisión de la chica así que no le veo el problema.

  • Tarde pero corregido, gracias.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Conoce cómo se procesan los datos de tus comentarios.